20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 1 de mayo de 2017, 03:32

"The Fire Next Time", la lucha por la igualdad de 1963 continúa

Madrid, 2 may (EFE).- Han pasado más de 50 años de la histórica Marcha por la libertad de Washington en la que Martin Luther King pronunció su famoso "I have a dream" y aunque mucho ha cambiado, la cuestión racial no está resuelta, como demuestra un libro de 1963 de James Baldwin reeditado ahora con tanta vigencia como entonces.

Aquel año Baldwin publicó "The Fire Next Time" ("La próxima vez el fuego"), en el que analizaba de forma apasionada los problemas raciales en Estados Unidos, ahora ilustrados por un centenar de magníficas fotografías de Steven Schapiro, quien viajó por el sur de Estados Unidos en aquella época por encargo de la revista "Life".

La unión de estos dos genios da como resultado un volumen imprescindible para comprender el llamado "problema negro" de Estados Unidos, con un texto brillante de Baldwin que recupera ahora Taschen en una edición especial de solo 1.963 ejemplares, como homenaje al año de su primera publicación.

El congresista estadounidense John Lewis, un histórico de la lucha por los derechos civiles, destaca el camino que aún queda por recorrer en el prólogo de esta nueva edición.

"Mucho ha cambiado en América desde los sesenta. Pero al mismo tiempo es sorprendente darse cuenta de que la lucha fundamental por la dignidad humana está aún presente en las calles estadounidenses. Más de cincuenta años después, las palabras de Baldwin se leen como si hubieran sido escritas ayer", afirma Lewis.

A sus 77 años, este congresista de Alabama, que estuvo junto a Luther King cuando pronunció su discurso en Washington y que también habló en aquella multitudinaria marcha por los derechos civiles de los afroamericanos, lamenta que aún hoy las protestas sigan siendo necesarias.

Lewis resalta que los lemas recogidos por Schapiro en sus fotografías se repiten en los mensajes de las protestas de hoy, como "Marchemos por una ciudadanía de primera clase ya", "Marchemos por trabajo para todos" o "Stop a los asesinatos por policías".

"Medio siglo después vivimos en ese tiempo de fuego, en el que la inocencia está reprimida por la injusticia y la humanidad se ha endurecido frente a la verdad (...) ¿Hemos sufrido suficiente? ¿Estamos dispuestos a abandonar la carga de la separación y la división y finalmente elegir el amor?", se pregunta el congresista.

Porque eso fue lo que se planteó Baldwin cuando escribió un libro en el que denunciaba la hipocresía que se vivía en la "tierra de la libertad" que se suponía que era Estados Unidos y donde sin embargo los negros eran ciudadanos de segunda.

"Si nosotros -y me refiero a los blancos relativamente conscientes y a los negros relativamente conscientes, que deben, como los amantes, crear la conciencia de los otros- no vacilamos en nuestro deber ahora, podemos ser capaces, aunque seamos un puñado, de acabar con la pesadilla racial y cambiar la historia del mundo", afirmaba el escritor.

Un ensayo intenso con el que Baldwin trataba de convencer a sus compatriotas de la necesidad de acabar con una discriminación que lastraba la evolución y democracia de su país y que ahora, 54 años después, sigue siendo un tema candente.

Junto al texto, las perfectas imágenes tomadas por Schapiro que muestran a los líderes de los derechos civiles de la época, como Martin Luther King, Rosa Parks, Fred Shuttlesworth o Jerome Smith.

Así como acontecimientos claves de aquel poderoso movimiento, como la marcha de Washington o la de Selma a Montgomery, pero principalmente la de los ciudadanos de a pie que participaban con enorme dignidad en las protestas.

La mayoría en blanco y negro, el libro se cierra con unas fotografías emblemáticas y aterradoras. Por un lado, el balcón del motel Lorraine de Memphis en el que Luther King recibió un disparo mortal el 4 de abril de 1968. Y en la página opuesta la habitación desde donde salieron las balas.

"El fotoperiodismo marcó la diferencia en llamar la atención sobre los movimientos de los derechos civiles y en ayudar a cambiar actitudes en todo el país", señala Schapiro en el libro.

Alicia García de Francisco