19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
viernes 12 de mayo de 2017, 02:00

Promesas electorales

Wendy Marton – En TW: @WendyMarton
Por Wendy Marton

Mientras el electoralismo político comienza a tomar vuelo y se definen candidaturas, es bueno comenzar a hablar de las reformas económicas que requiere el país para seguir creciendo y comenzar a analizar las propuestas de quienes buscan llegar a la presidencia de la República.

En la campaña presidencial 2013, la discusión giró en torno al impuesto a la exportación de soja.

El entonces candidato Horacio Cartes lo rechazó y a principios de su mandato concretó, acuerdo parlamentario mediante, la generalización del IVA y la creación del Iragro (que sustituyó al Imagro), prometiendo ingresos adicionales aproximados de USD 180 millones por el primero y USD 300 millones por el segundo, anualmente.

Hoy esas cifras están lejos de la recaudación real, y Cartes sigue sin cambiar de opinión sobre un gravamen a la comercialización de granos de soja en el exterior para que el fisco tenga más ingresos.

El precandidato cartista, Santiago Peña, dijo que, de llegar a la presidencia, seguirá con la implementación de Ley de Asociación Público-Privada (APP), ofertando bonos del Tesoro en el mercado internacional y no hará reformas impositivas.

Entretanto, el otro posible contendiente en las internas coloradas, Mario Abdo, dijo que no se puede desconocer que el endeudamiento público vía bonos soberanos es un camino para ejecutar más obras viales.

El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) aún está cerrando sus heridas, y no visibilizó hasta ahora propuestas económicas y la izquierda aún no comenzó a hacer ruido sobre este tema.

Aunque la puja electoral se adelantó bastante y aún se están definiendo nombres, es bueno comenzar a debatir sobre lo urgente y lo necesario en materia económica.

Independientemente de los ataques políticos sobre afiliaciones y desafiliaciones, hay que empezar a inquirir si el modelo impositivo del cuádruple 10 (IVA, Iracis, IRP e Iragro) permitirá seguir sosteniendo políticas públicas orientadas a mantener subsidios a la extrema pobreza (transferencias condicionadas, viviendas, entre otros) y hasta cuándo.

Además, es necesario incluir en la agenda electoral si se debe abrir el país a las concesiones de obras públicas, si se seguirá elevando el endeudamiento público, si habrá una reforma de la carrera civil. En materia de empresas públicas, hay que debatir y definir si la telefónica y la aguatera seguirán siendo híbridas; si el Estado seguirá manteniendo una empresa que produce alcohol para beber; si es necesario elevar el tributo a las bebidas alcohólicas y al tabaco.

También se debe debatir si Paraguay seguirá sin tener un órgano que regule el sistema de pensiones; o si habrá que cambiar el proceso de reforma agraria implementado hasta ahora. Este es el momento adecuado para empezar a instalar los temas urgentes y necesarios, a fin de avanzar un poco más en el camino de la construcción de un Paraguay inclusivo económicamente.