17 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 13 de agosto de 2017, 01:00

Paredes Palma estuvo cerca del PLRA media hora antes del atraco

Nuevos datos revelados a través del cruce de llamadas entre el ex comandante Críspulo Sotelo con los demás miembros del alto mando en la cadena policial muestran cómo el comisario Tomás Paredes Palma, uno de los jefes que estuvieron implicados en el atraco al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), iba recibiendo órdenes desde tiempo antes de llegar a la sede partidaria.

El informe que recibió el fiscal Hernán Galeano por parte del perito informático confirmó que hubo contacto entre el entorno del presidente Horacio Cartes –donde resalta el gerente José Ortiz–, el propio mandatario y el comandante de la Policía Nacional antes de que se diera el ataque al Partido Liberal Radical Auténtico, resaltó el abogado Guillermo Duarte Cacavelos.

Ahora, los nuevos datos muestran cómo Tomás Paredes Palma iba comunicándose con la cúpula en la medida que se acercaban los minutos claves de la jornada que tuvo como corolario la muerte de Rodrigo Quintana, y detallan que el comisario estuvo en las inmediaciones del PLRA cerca de 30 minutos antes de que ocurriera el atraco, aparentemente esperando una orden de sus superiores o que llegasen los agentes a su cargo.

Embed

urgen. Duarte Cacavelos dijo que la información será entregada nuevamente al fiscal Hernán Galeano para que la juzgue en la pesquisa que se encuentra realizando sobre lo sucedido entre el 31 de marzo y 1 de abril pasado. Señaló además que se descarta la versión de que Paredes Palma estaba persiguiendo a una turba.

El comisario –que estaba a cargo del suboficial Arnaldo Báez, supuesto autor del disparo fatal–, ya estando en el local del PLRA y en los momentos en que la Policía ingresó al lugar, se comunicó tres veces con Abel Cañete, director de Apoyo Técnico de la Policía, y la misma cantidad de veces con Fidencio Rivas, jefe del Departamento de Investigación de Delitos. Todo esto reforzaría la versión de que hubo una acción coordinada, tras una orden emitida desde el entorno presidencial, que fue bajando entre los uniformados.