16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
27°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 9 de julio de 2017, 01:00

Ordenan detención de mujer por

El fiscal Nelson Ruiz ordenó la detención de Estela Fernández, la mujer en cuya casa trabajaba como criadita una niña de 13 años, que tuvo que ser atendida en el hospital de Lambaré el viernes, debido a que fue víctima de una brutal golpiza.

El agente del Ministerio Público explicó que libró ayer el oficio a la Comisaría 16ª Central de Lambaré para que detengan a la mujer y que una vez concretado ese trámite analizará si se la procesa o no por este grave hecho, que otra vez despertó la indignación de la ciudadanía por tratarse de un caso de criadazgo, una práctica de esclavitud moderna que aún no pudo ser erradicada de nuestro país.

El doctor Robert Núñez, director del centro asistencial donde acudió la niña el pasado viernes, confirmó a ÚH sobre la delicada situación de la joven trabajadora. “Tiene tres chichones en la cabeza, además tiene otras lesiones en el mentón, en la mejilla izquierda, en la frente; en la espalda presenta múltiples escoriaciones generalizadas de arriba abajo, algunos son más nuevos y otros más antiguos”, explicó.

El caso tomó estado público luego de una denuncia anónima de una persona que se percató de los maltratos de los que era víctima la niña en la casa de familia, ubicada sobre las calles Carretera de López y Acuña de Figueroa, en Lambaré, donde la pequeña llegó para trabajar, según datos proporcionados por Miriam Sánchez, encargada de la Consejería Municipal por los Derechos del Niño, Niña y Adolescente (Codeni) de Lambaré, que tomó intervención luego de la denuncia.

en un hogar. Tras recibir las atenciones médicas, la adolescente fue llevada a un hogar ubicado en Carapeguá, donde permanecerá a la espera de la llegada de su madre, que es oriunda de Santa Rosa del Aguaray.

Fuentes de la investigación señalaron que se trata de un hecho sumamente grave, ya que la pequeña recibía las agresiones con objetos contundentes, como cinto, guacha y hasta un mazo, y las agresiones ya se estaban dando desde hace tiempo, según ella confirmó a los invervinientes.