20 de enero
Viernes
Parcialmente nublado
24°
36°
Sábado
Mayormente nublado
23°
36°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
35°
Lunes
Parcialmente nublado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 18 de octubre de 2016, 01:00

ONU pide escuchar a los millones que viven en la exclusión

El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, hizo ayer un llamamiento a escuchar a los millones de personas que viven en la pobreza para acabar con la exclusión social que sufren.

Con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, Ban defendió la necesidad de poner fin a la humillación y la exclusión social de las personas que viven en la pobreza y la enfrentan cada día. “Debemos derribar los muros de la pobreza y la exclusión que afectan a tantas personas en todas las regiones del mundo. Debemos construir sociedades inclusivas que promuevan la participación de todos. Debemos garantizar que las voces de todos los que viven en la pobreza sean escuchadas”, insistió. El jefe de la ONU recordó que la “pobreza es a la vez causa y consecuencia de la marginación y la exclusión y señaló que es fundamental acabar con esos problemas si se quiere cumplir la promesa de erradicar la pobreza extrema para 2030. La humillación y la exclusión son importantes causas de malestar social y, en casos extremos, provocan el extremismo violento que afecta a muchas partes de nuestro mundo”, apuntó. Ban recordó que todos los Gobiernos y sociedades tienen la obligación de abordar las desigualdades socioeconómicas y facilitar la participación de todas las personas que viven en la pobreza extrema para que puedan ayudarse a sí mismas, a sus familias y a sus comunidades a construir un futuro más equitativo, sostenible y próspero para todos. Según la ONU, 1.000 millones de personas viven en la pobreza extrema y más de 800 millones padecen hambre y malnutrición. Más allá de la falta de ingresos, la organización recuerda que el problema se manifiesta en un acceso restringido a la salud, la educación y otros servicios esenciales y, en muchos casos, en la denegación o el abuso de derechos humanos fundamentales. efe