3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 4 de septiembre de 2016, 08:49

Obama calma los ánimos tras trifulca en el aeropuerto: "No es la primera vez"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiso calmar los ánimos después de que miembros de su delegación se enzarzaran con funcionarios chinos en el aeropuerto de Hangzhou por el dispositivo de seguridad y las restricciones a la prensa, y recordó: "No es la primera vez".

EFE

"Y no sólo aquí, pasa en muchos otros lugares, incluyendo, por cierto, a nuestros aliados. Parte de ello es porque tenemos un equipo de prensa mucho más grande que el de otros países", enfatizó Obama en una rueda de prensa en Hangzhou (este de China).

"Para ser justos -añadió-, cuando algunas delegaciones viajan a Estados Unidos también hay problemas por nuestras medidas de seguridad y protocolos, pero no siempre se informa sobre ello".

El dirigente se refería al incidente ocurrido ayer cuando su avión, el presidencial Air Force One, aterrizó en el aeropuerto internacional de Hangzhou.

A Obama no le esperaba la habitual escalinata cubierta por una alfombra roja para recibir a los líderes, sino que descendió del aparato por otro acceso, cambio que provocó el desconcierto de la comitiva que le acompañaba, desairada también porque una delegación china les obstruyó el paso al bajar del avión.

Entonces, un "ligero caos" se apoderó de la pista, describió uno de los periodistas de EE.UU.

Mientras un funcionario estadounidense alegó que se trataba de su presidente y de su avión, un oficial chino espetó: "¡Este es nuestro país!", e interceptó el paso a la asesora de Seguridad Nacional de EE.UU., Susan Rice, y a su segundo, Ben Rhodes.

"Tenemos muchos aviones, helicópteros, coches... Si eres el país anfitrión, a veces puede parecer demasiado. A veces se notan algunas risas por parte de los británicos... Probablemente nos encuentran algo apabullantes también", ironizó Obama junto a la primera ministra británica, Theresa May, con la que ofreció unas declaraciones conjuntas tras una reunión bilateral.

Pese a su tono conciliador, Obama remarcó con seriedad: "No voy a disculparme por presionar un poco más cuando se trata de garantizar acceso a la prensa", después de que su delegación se quejara reiteradamente sobre las restricciones impuestas por China. "Creo que es importante defender nuestros valores", añadió.

No obstante, Obama calificó la visita de "extraordinariamente productiva", y afirmó que, "aunque hay algunas tensiones cuando hablo de temas como derechos humanos con el presidente Xi (Jinping) y otros líderes, es parte de lo que hacemos".

Lejos de que concluya la polémica, un oficial del Ministerio de Exteriores chino afirmaba hoy que el hecho de que no estuviese la escalinata con la habitual alfombra roja para recibir a Obama fue porque Washington así lo decidió.