27 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
sábado 4 de febrero de 2017, 11:42

Nebulosas zarpa de gato y langosta, en una foto de 2.000 millones de píxeles

Un equipo europeo de científicos ha obtenido la mayor imagen lograda hasta la fecha, de 2.000 millones de píxeles, de las nebulosas zarpa de gato y langosta, dos nubes de gas y polvo a entre 5.500 y 8.000 años luz de la Tierra.
EFE

Según informó el Observatorio Austral Europeo (ESO) en un comunicado, la imagen se tomó con la cámara OmegaCAM, de 256 megapíxeles, del telescopio del tipo VST del centro de observación en el desierto del Paranal (Chile).

La fotografía, una de las mayores que ha tomado la ESO, tiene un tamaño de 49.511 x 39.136 píxeles.

La NGC 6334, conocida como zarpa de gato por su forma de huella de felino, está situada a unos 5.500 años luz de la tierra y es uno de los viveros estelares más activos del cielo nocturno, donde se acumulan a miles de jóvenes estrellas calientes cuya luz visible no puede llegar hasta nosotros por la gran cantidad de polvo de la nebulosa.

Por su parte, la nebulosa NGC 6357, conocida como la langosta, se encuentra a unos 8.000 años luz.

Ambas se sitúan en la bóveda celeste dentro de la constelación de Escorpio, cerca del extremo de la cola puntiaguda.

Las dos nebulosas son viejas conocidas de los astrónomos, pero nunca antes habían podido ser contempladas con tanto detalle.

La primera noticia que se tiene de ambas data de 1837, cuando el científico británico John Herschel las divisó parcialmente en noches consecutivas de durante su expedición de tres años hasta el cabo de buena esperanza en África.

En la actualidad se conoce que los tres dedos visibles de la zarpa de gato con telescopios modernos, así como las regiones similares a pinzas en la langosta, son en realidad regiones de gas que brillan con fuerza cuando los átomos de hidrógeno se ionizan por la intensa luz ultravioleta proveniente de grandes estrellas recién nacidas.