20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 6 de junio de 2017, 01:00

Madre de víctima dice que médica llamó “bola de grasa” a su bebé

Juicio oral a los dos galenos del Instituto de Previsión Social sigue en tribunales. En su declaración, la mujer explicó haber escuchado que algo cayó y cree que fue su hijo. Luego la durmieron por 20 horas.

"No es un bebé, sino una bola de grasa lo que tenés", exclamó la doctora Antonia Acosta, médica del Instituto de Previsión Social (IPS), a la madre parturienta Amelia Rodríguez de Ibarra, cuando tuvo a su hijo Pablito, que luego falleció por supuesta negligencia médica el 4 de agosto de 2011; lo dijo como burlándose del peso de la criatura, declaró ayer la mujer, quien junto a su esposo Pablo Ibarra Sánchez, testificaron en el juicio oral que se sigue a dos médicos por la supuesta negligencia, ante los jueces Héctor Capurro, Cynthia Lovera y Juan Carlos Zárate.

En el caso, están acusados los médicos Antonia Acosta Benítez y Blas Manuel Centurión, por presunto homicidio culposo del que resultó víctima el bebé Pablo Ibarra.

El juicio oral continuó luego de una semana, tras ser rechazada la recusación al pleno del tribunal por supuesta parcialidad y por haber emitido resolución que posteriormente se anuló.

SE CAYÓ. La madre, Amelia Rodríguez, señaló en su declaración testifical que siguió tratamiento en Luque, pero fue a tener al bebé en el IPS. Mencionó que su médico le había dicho que todo estaba normal y que debía tener a su bebé por cesárea, porque era bastante grande. Sin embargo, los médicos hicieron que naciera por parto normal, explicó, acotando el comentario poco feliz de la médica.

La mujer contó además a los jueces que tras el parto escuchó un fuerte ruido y que todos se asustaron, pero que la médica Acosta les hizo callar. Cuando reclamó ver a su hijo, la anestesiaron. A raíz de esto, durmió veinte horas, dijo. Refirió que fue su esposo quien le contó luego de despertar que su hijo había fallecido.

EL PADRE. Por su parte, Pablo Ibarra Sánchez explicó que por su trabajo no había podido estar en el parto, ya que su esposa fue por un dolor y quedó internada ya en el IPS.

Remarcó que al día siguiente fue a ver al bebé y ya creyó que estaba muerto, porque no se movía. "Estaba en una sala con otros bebés", explicó.

Seguidamente relató el padre que luego un médico le dijo que su hijo estaba mal, porque tenía múltiples problemas de sus órganos; le preguntó cómo de un día para otro podía tener tantos problemas y no supo responderle.

Ibarra acotó que luego de que falleció el bebé se le acercó una sicóloga del IPS, quien le llevó hasta su oficina. "Ahí me dijo que mi hijo se murió por negligencia", señaló. No supo el nombre de la sicóloga. Incluso, aseguró que a su esposa la llevaron a otro centro médico porque tenían miedo de que "no amanezca".

Afirmó que también las limpiadoras y enfermeras le dijeron que a su hijo lo mataron. Por eso es que pidió hacer la autopsia, para no tener dudas.

Ante la pregunta de la fiscala, manifestó que ni los médicos acusados ni el IPS se disculparon o le llamaron por el caso.

El juicio oral seguirá mañana en tribunales, desde las 8.30. Deben declarar otros testigos de la causa, además de que deben jurar los peritos para la nueva junta médica que fue conformada.

Hasta ahora, los médicos acusados Antonia Acosta Benítez y Blas Manuel Centurión, no declararon.