6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 4 de julio de 2016, 21:10

Los restos de los 7 rehenes japoneses muertos en el ataque en Dacca llegan a Japón

Tokio, 5 jul (EFE).- Los restos de los siete japoneses muertos en el ataque terrorista a un restaurante en Dacca, la capital de Bangladesh, en el que murieron otros trece rehenes, llegaron hoy a Japón junto a los familiares que se habían desplazado hasta el país.

Un avión de las Fuerzas de Autodefensa (ejército) aterrizó hoy en un aeropuerto de Tokio, donde el ministro de Exteriores, Fumio Kishida, y el viceministro portavoz del Gobierno, Koichi Hagiuda, realizaron una ofrenda floral y guardaron un minuto de silencio ante los féretros.

Los fallecidos son Makoto Okamura, de 32 años; Yuko Sakai, de 42; y Rui Shimodaira, de 27 años, los tres empleados de la consultora con sede en la capital japonesa Almec Corporation.

La lista la completan Hideki Hashimoto, de 65 años; Nobuhiro Kurosaki, de 48; y Hiroshi Tanaka, de 80 años, de la firma Oriental Consultants Global; y Koyo Ogasawara, de 56 años, empleado de Katahira & Engineers International, según recogió la agencia de noticias Kyodo.

Además de los restos mortales de los siete fallecidos, también llegó hoy a Japón el japonés que sobrevivió al asalto y que continúa recuperándose de una herida de bala.

Tamaoki Watanabe, empleado de la firma japonesa Almec Corporation, es uno de los 13 rehenes que las fuerzas de seguridad bangladesíes lograron recatar con vida tras 12 horas de cautiverio.

Watanabe y las siete víctimas trabajaban en un proyecto de desarrollo en Bangladesh liderado por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), y se encontraba cenando en el restaurante la noche del pasado viernes cuando un grupo de yihadistas armados entró en el establecimiento.

En total, 20 rehenes (nueve italianos, dos bangladeshíes, un estadounidense, una india y los siete japoneses) perdieron la vida en el ataque al local, ubicado en el barrio bangladesí de Gulshan, que alberga embajadas y oficinas de compañías multinacionales.