16 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 17 de septiembre de 2017, 01:00

Los niños víctimas de abuso sexual pueden sufrir de depresión de por vida

“El abuso sexual es otra forma de abuso de poder, la peor de todas, especialmente cuando las víctimas son niñas y adolescentes”, comenta la especialista Lilian Ibáñez, para entrar en tema.

Ibáñez sostiene que una de las mayores secuelas que un abuso sexual puede ocasionar tanto a corto como a largo plazo a los niños es la depresión, enfermedad sindicada como la principal causa de problemas de salud en todo el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas viven con dicho padecimiento. Pero también puede causar una serie de efectos sicológicos, conductuales, sexuales, emocionales y sociales (ver infografía), según comenta la sicóloga.

Además enfatiza que los niños muy pequeños no son conscientes de que fueron abusados, como sí lo son los adolescentes.

“Nosotros los especialistas nos enteramos del abuso una vez que entrevistamos a los mismos y ellos una vez que entran en confianza lanzan frases como, por ejemplo: ‘Papá hace pipí blanco y me ensucia’, ‘Yo no sentía porque estaba dormido’, ‘Me decía que me iba a comprar un juguete’”, afirma la profesional.

No obstante, expresa que los niños abusados, cuando llegan a la adolescencia, ya entienden lo que les sucedió e ingresan en su gran mayoría a un agujero por los episodios de depresión múltiples y de larga duración, del que únicamente logran salir con ayuda especializada.

“El papel de la familia es fundamental para la recuperación física y emocional del niño o niña y adolescente –o incluso adulto– que ha sufrido de abuso sexual”, puntualiza.

escudo. Por otra parte, Ibáñez puntualiza que el abusador se escuda siempre utilizando el acto de abuso como un secreto, que le protege y le permite repetir la misma acción con otras niñas de su familia; el famoso “no le cuentes a nadie”.

Recalca, sin embargo, que el silencio agudiza los efectos y las consecuencias que la víctima sufrirá durante gran parte de su vida.

“Es muy importante que se hable de la existencia de los abusos sexuales y los reconozcamos como un problema social que hay que abordar permanentemente en nuestro país, sobre todo en las escuelas”, reflexiona.

Según la Policía Nacional, de cada diez abusos de menores, siete víctimas son niños, sindicándose a los padres y padrastros como los victimarios. En tanto, la OMS declaró que una de cada cinco mujeres y uno de cada trece hombres adultos sufrieron abusos sexuales durante su infancia.