9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sociales
domingo 28 de agosto de 2016, 01:00

Lali González

Por Tamara Celano

tcelano@uhora.com.py

Lali González se autodefine como una persona lúdica y muy curiosa, cualidades que vuelca en su rol de actriz todo el tiempo y que se ven en su nueva faceta de conductora de televisión. Todo lo relacionado con el arte la motiva, así como la televisión, la moda y últimamente la música. “Estoy experimentando con el órgano y tengo dos armónicas”, comenta entusiasmada. Los instrumentos se encuentran a un lado de su sala, ambientada con almohadones de Frida Kahlo.Lali es abogada y actriz de profesión. Llegó al cine y a los medios para quedarse, tras el estreno de la película 7 Cajas, de los directores Tana Schémbori y Juan Carlos Maneglia, en donde interpretó a Liz. Desde allí no paró. Este año espera el estreno de dos filmes que grabó con producciones internacionales. A la pantalla chica de Paraguay llegó con Escape perfecto, emitido por Telefuturo, y que prepara su segunda temporada. En las tablas, se encuentra presentando la tercera edición de Rostros sagrados, en el Teatro de las Américas. Está a punto de pasar del lado de las solteras al de las casadas. Su boda con Walter Riveros, con quien lleva 6 años de noviazgo, está prevista para octubre.

–¿Cómo fue la primera temporada de Escape perfecto?

–Realmente estoy muy feliz de poder formar parte de la familia de Telefuturo. Me dieron la oportunidad de estar en un programa familiar, en prime time, un big show y llegar a las familias de otra manera, desde otra faceta de Lali, tener ese contacto con la gente, con las personas en piso, llegar a sus casas y compartir con los participantes. Para mí es interesante pasar de la comunicación que hago desde el teatro o el cine a comunicar en la televisión.

–Te casás. ¿Cómo van los preparativos?

–Me caso en octubre. Todavía no tenemos una fecha exacta, pero lo estamos manejando muy bien. Nos casamos en Brasil. Estamos terminando de armar, por eso no tenemos muchos detalles. Estamos a full trabajando, pero no quisimos dejar pasar la celebración católica y en familia, como corresponde. Dijimos que íbamos a hacer por lo menos algo pequeñito.

–¿Por qué eligieron Brasil?

–Porque es el lugar favorito de nuestras familias. Pensamos en escaparnos y aprovechar las vacaciones con los niños, los sobrinos, con la gente que queremos. De paso tomarnos un descanso y disfrutamos de un tiempo juntos.

–¿Cambiaste tu carrera de abogada por la de actriz?

–Es imposible dejar de ser algo que uno es. Me recibí de abogada el mismo año que me recibí de actriz, y bueno, yo soy la encargada de ver todo lo que son mis contratos. Me encargo de hacer las revisiones de cualquier contrato que voy a firmar. Así que no puedo decir que estoy totalmente desligada de mi profesión.

–¿Cómo fue tu año en cuanto a ficción?

–Quiero volver a actuar. Este es el primer año en el que no hice películas, entonces es un año muy raro. Hace cuatro años que vengo haciendo como dos películas por año y con más propuestas de afuera que dentro de mi país. Yo entiendo que es un año muy difícil para el cine en la Argentina, que es el lugar en el que más trabajo tengo, y también en Paraguay. Hay que entender y respetar los tiempos y el proceso de nuestra pequeña industria.

–¿Qué falta para que se haga ficción en los canales?

–Yo creo que producir una ficción en Paraguay es costoso, eso sabemos todos. También sabemos que los enlatados cuestan más dinero. De por ahí podría llegar a ser el mismo costo que producir algo. Algunos canales contratan a ciertas personas que no están capacitadas para realizar ficción. Una buena opción sería producir ficción en la web y no esperar a los canales de aire o cable.

–¿Cómo te fue con Rostros sagrados?

–Fue nuestra tercera edición. Somos un grupo de amigos que formamos esto y en esta ocasión fue una parodia a los certámenes de belleza. Se trata de un poco de humor negro sobre ciertas creencias clichés de las representantes de distintos países. Quisimos jugar, reírnos del otro y de nosotros mismos, porque también estaba Paraguay. Tuvimos buena aceptación del público. Nos gustaría llegar al interior, a Ciudad del Este, Villarrica, Encarnación y otras ciudades.

–¿Te gusta la moda? ¿Pensaste en tener una marca, o una colección propia?

–Siempre estoy muy ligada a la moda, siempre me ligan. De hecho, la moda es arte, todo lo que está relacionado con el arte me interesa, me apasiona y me da curiosidad. Mucho tiempo me tuvieron como imagen de marcas en las que de alguna manera yo formé parte del proceso de la colección. Me gusta la idea. Ojalá se dé la oportunidad de dedicarme a eso, porque es arte y todo lo que esté ligado al arte a mí me gusta.

–¿Y en cuanto a tu gusto por la música?

–Ahora estoy experimentando con la música. Ahí está mi órgano y tengo dos armónicas. Soy muy curiosa y muy lúdica. Busco practicar y experimentar y soy muy curiosa con todo lo que tenga que ver con el arte y también con el deporte.

–Vimos en tus redes sociales que retomaste la natación. ¿Te cuidás con las comidas?

–Sí, retomé la natación después de seis meses, aunque con la televisión es difícil tener tiempo. Ahora mis compañeros de Rostros... también participan y es muy divertido. Me gusta comer, me gusta mucho la comida, lo salado especialmente. Trato de cuidarme, si me ven flaca es porque estoy muy activa, por que tengo cierta tendencia a engordar.