21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
martes 4 de julio de 2017, 01:00

La serie The Keepers causa furor en EEUU

Un documental sobre el misterioso asesinato de una querida joven monja católica hace medio siglo es el último éxito de Netflix, subrayando una vez más la actual popularidad de las historias de crímenes reales en Estados Unidos. La serie, llamada The Keepers, trata sobre una investigación de ese asesinato, cometido en 1969.

Más conocida como sor Cathy, la monja, de un carácter jovial y despreocupado, tenía 26 años cuando fue asesinada. Era profesora en una escuela para niñas, que en la época se llamaba Archbishop Keough High School, y sus alumnas le tenían mucho aprecio.

La escuela escondía, sin embargo, un lado tenebroso.

El capellán, el padre Joseph Maskell, estaba acusado de ser un pedófilo que dominaba sicológicamente a sus víctimas. Maskell, que también era capellán de la policía, siempre rechazó o negó las acusaciones. Murió en 2001, sin haber sido jamás enjuiciado.

La policía reabrió la investigación sobre el caso, en parte a partir del éxito de la serie televisiva.

Decenas de ex alumnos rompieron décadas de silencio y hablaron acerca de cómo fueron abusados sexualmente por el padre Maskell.

La hipótesis de la serie es que la hermana Cathy fue asesinada por el sacerdote cuando estaba a punto de revelar sus crímenes.

El éxito de la serie ilustra la fascinación de los estadounidenses por casos no resueltos técnicamente abiertos, pero prácticamente archivados, los llamados cold cases.

Otros dos documentales tuvieron recientemente un impacto similar. Un hombre llamado Adnan Syed, declarado culpable de matar a su novia, puede obtener un nuevo juicio gracias a una serie llamada Serial, mientras otro hombre, condenado a cadena perpetua cuando era menor, podría ser liberado gracias a la serie de documentales televisivos Making a Murderer. AFP