21 de agosto
Lunes
Mayormente despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 24 de marzo de 2017, 10:31

La premiada obra teatral "10 millones" sale por primera vez de Cuba

Miami (EE.UU.), 24 mar (EFE).- El premiado espectáculo teatral "10 millones", una suerte de biografía colectiva de la Cuba de los años 70, hecha de ausencias y discusiones familiares y de patriotismo y colectivismo, se estrena hoy en Miami (EE.UU.), la primera ciudad donde se representa fuera de Cuba.

"Como habla de sucesos históricos, este espectáculo ha servido también para refrescar la memoria", dice a Efe el director de la compañía Argos Teatro, Carlos Celdrán, galardonado en 2016 con el Premio Nacional de Teatro por su trayectoria y con el Premio de la Crítica por esta pieza.

"10 millones", que después de presentarse en Miami viajará a Nueva York, no tiene nada que ver con el sueño de una lotería, sino con la contienda azucarera que el régimen de Fidel Castro se planteó en 1970 para fabricar 10 millones de toneladas de azúcar y así, supuestamente, mejorar la situación financiera de la isla.

La "dulce" quimera no llegó a cumplirse, pero dejó profundas huellas en la sociedad cubana y más particularmente en las familias.

"Todo el país estuvo volcado en aquella zafra azucarera, aunque el título de la obra también juega con que somos 10, casi 11, millones de cubanos", señala Celdrán.

Para Celdrán, estar en Miami es encontrar la otra parte del público cubano que vivió los mismos sucesos.

"Esperemos que la recepción sea, al menos, muy parecida a la de la otra orilla", comenta el director, que ya se presentó en la Universidad de Miami con su grupo en 2012, con "Aire frío", la obra más conocida del dramaturgo cubano Virgilio Piñera.

Celdrán explica que la pieza trata sobre la relación de un niño, luego adolescente, con sus padres." En alguna medida hace referencia a mi propia vida, pero es que me inspiro en ella para hablar de mucha gente", explica el director de 53 años, que tenía 10 en la época que ha querido narrar.

Protagonizada por Daniel Romero, Maridelmis Marín, Caleb Casas y Waldo Franco, la obra subirá a las tablas del Miami Dade County Auditorium este viernes, el sábado y el domingo.

"10 millones" fue estrenada hace un año en La Habana para celebrar los 20 años de Argos Teatro.

Si en una primera etapa se caracterizaron por montar textos contemporáneos de renombre internacional como "Roberto Zucco", de Bernard-Marie Koltès, o clásicos "revisados" como "La vida es sueño", de Pedro Calderón de la Barca, "10 millones" ofrece un aire "absolutamente intimista", dice su director.

"La obra nació de un diario personal que fui escribiendo durante una beca de teatro en Nueva York, en 2001, pues los profesores me exigían llevar un diario de trabajo", apunta Celdrán.

"Había muchas preguntas que respondía por escrito. De ahí fue naciendo esta idea de hablar de mi familia, de mi infancia, de mi juventud".

"Mi madre estaba muy involucrada en la política, en hacer la revolución, y mi padre, por su lado, quería abandonar el país con su familia de clase media. Esa discrepancia profunda provocó un divorcio entre ellos", esboza Celdrán.

"Yo tenía que vivir en medio de esa batalla, que no solamente era humana: también era ideológica", recuerda el director de escena.

"10 millones", cuya representación en Miami ha sido posible gracias a la Copperbridge Foundation y FUNDarte, tuvo una larga temporada de cinco meses en La Habana "a teatro lleno".

Su director comenta que está trabajando en ciertos temas con un grado mayor de verdad y de intimidad, "porque la cercanía del teatro lo permite".

"Los teatristas hemos trabajado duro en reflejar nuestra realidad en los términos más sinceros. Ha sido un proceso lento, difícil, incluso con momentos traumáticos. Esta ha sido una ganancia nuestra", dice el creador, proveniente de un país donde los medios de prensa y las instituciones culturales están controlados por el Estado.

"Tratamos de superar las grandes contradicciones que enferman a nuestra nación; los odios que muy justificadamente nos dividen. El espectáculo habla precisamente de que todos fuimos parte de algo sobre lo que tenemos que meditar", explica Celdrán sobre sus propósitos al presentarse aquí.

"Crecí viendo todas esas grandes contradicciones y sufriéndolas. La soledad de un niño cuya madre tiene que trabajar y el padre está también lejos va conformando una biografía colectiva de cómo vivió y se formó nuestra generación".

"'10 millones' es una confesión individual que arrastra consigo la memoria colectiva", dice.

"Aquí lo que esperamos es que, juntos, recordemos lo que hemos vivido, sin enjuiciar ni entrar en posicionamientos políticos extremos", concluye.