3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 15 de noviembre de 2016, 16:37

La Paz acumula una semana con racionamientos de agua

La Paz, 15 nov (EFE).- En el mercado de Kollasuyo de La Paz volvió hoy el agua después de dos días de racionamiento, y las señoras que sirven almuerzos allí comienzan a llenar baldes y cubos para poder lavar los platos, cocinar y tener agua para los próximos dos días, en los que nuevamente no habrá.

La zona donde se encuentra este mercado es uno de los 94 barrios paceños que desde la semana pasada sufren debido a la sequía cortes en el suministro; primero de un día sin agua de cada tres y, desde el jueves, dos de cada tres.

En el puesto de té de Rosario llega sólo una "poquitita agua", como comenta a Efe, pero ya ha llenado al menos cinco barreños de un agua que se ve bastante turbia por el yodo acumulado en las cañerías tras dos días sin que fluya una gota por ellas.

"¿Sale o no sale?", le pregunta Salomé a un muchacho que sujeta una manguera, con la que, conectada al grifo, va a intentar llenar varios cubos grandes.

Entre platos sucios apilados, esta cholita cuenta que sirve entre treinta y cuarenta almuerzos diarios, pero en estos días y, sin agua suficiente para llenar la cazuela de sopa, siempre falta comida.

"Que salga poquito, pero que haya", pide.

Desde la empresa encargada del suministro, la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) de La Paz, el gerente comercial Edgar Castillo explicó a Efe que debido a "la acumulación en algunos casos innecesaria o exagerada" que se hace en las zonas bajas de la ciudad, el agua no llega con presión a las partes altas, como en la que se encuentra el mercado de Kollasuyo.

La empresa fue objeto de críticas por no haber tomado previsiones para afrontar el período de sequía en La Paz, aunque se trata de un panorama que se reproduce en el país.

Las quejas porque los horarios de cortes en el suministro -de ocho de la mañana a ocho de la noche- no se cumplen, se continúan, y el Defensor del Pueblo, David Tezanos, constató no sólo este hecho sino también "la deficiente calidad de este elemento vital" y "la falta de previsión por parte de las instancias responsable".

"Lo que existen son cortes del servicio y no racionamientos", denunció el Defensor en un comunicado en el que insta a Epsas a garantizar un suministro igual.

A hospitales y centros educativos llegan tanques de agua, en ocasiones, de forma continúa como aseveró Castillo, pero en el Hospital San Gabriel, la Unidad de Hemodiálisis emitió quejas de que no pueden dar un buen servicio para los enfermos.

Al lado de este centro hospitalario, en la Unidad Educativa Copacabana, la profesora de primer curso Wilma Alborta confirma que un tanque de la alcaldía llegó esta mañana, y gracias a ello han podido limpiar los baños después de que ayer, sin agua en todo el día, pasaran "un momento difícil".

"Es un pozo de infección muy grave", lamenta Alborta quien relata que no se les puede impedir que usen los sanitarios porque son niños y más cuando la mayoría de ellos no han podido usarlos en sus casas, donde tampoco hay agua.

En este complejo educativo estudian 550 estudiantes de Primaria, unos 200 en Infantil y más de mil en Secundaria, y no tienen ningún tanque para acumular agua.

No todas las casas tienen tanques donde poder almacenar este bien preciado, por eso las tiendas exponen en la calle cubos de basura y otros recipientes que tienen a la venta.

Robert y Carmen llenan varios cubos y botellas en un concurrido chorro de agua que emana de un pozo de aguas subterráneas en una ladera. En su casa tienen agua, pero "está turbia" y prefieren esta agua dudosamente potable.

Ese mismo chorro lo usa Omar para lavar automóviles en un improvisado negocio, que ahora está de capa caída y no puede aceptar los autos más grandes.

"Primero que vengan los señores a recoger agua y luego ya lo uso yo porque pelear por el agua es lo más feo", esgrime.

El problema no se circunscribe sólo a La Paz, la mayoría de capitales regionales y muchas zonas rurales sufren racionamientos debido a la peor sequía que atraviesa Bolivia en 25 años.

Las reservas de agua están en niveles mínimos y eso no cambiará hasta que llueva, algo que no se espera hasta diciembre.

Irene Escudero