23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 12 de septiembre de 2017, 01:00

“La ideología de género acaba con la familia y erosiona identidad cultural”

César Vidal, polifacético historiador y comunicador español, sostiene que la ya célebre “ideología de género” representa una amenaza para las sociedades, dado que “es un instrumento de una agenda globalista” de poderosos grupos transnacionales.

Lejos de constituir en una idea revolucionaria, Vidal apunta que la Fundación Rockefeller y la liderada por el magnate George Soros son algunos de los que manejan los hilos de dicha agenda.

“La ideología de género ayuda a crear una sociedad totalmente maderable porque, en principio, erosiona la identidad nacional y cultural, acaba con la familia y apaga las voces de disidencia que partan desde los medios cristianos”, expone el investigador ibérico, quien habló ayer sobre este tema en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

Vidal brindará una serie de charlas y conferencias toda esta semana en Asunción con motivo de cumplirse 500 años de la Reforma protestante (ver infografía). Expuso también sobre el Impacto de la Reforma en el Sistema Judicial Actual, en la Universidad de la Integración de las Américas (Unida).

Le consta que tanto Rockefeller como Soros –por citar– ejercen influencia en la Cámara de Representantes y en el Senado Norteamericano para la formulación de leyes a favor de la ideología de género.

“La idea fundamental es crear un planeta en la que todas las decisiones las van a tomar un número de personas sin tener que pasar por mecanismos tan molestos como es el control de un Congreso o un Gobierno nacional”, cuenta al mencionar un ejemplo:

“El último intento del tratado de libre comercio entre EEUU y la Unión Europea quedó frenado. Personalmente no tengo nada contra el libre comercio, el problema es que no era un tratado de libre comercio, sino que era un tratado de desaparición de la soberanía. Si en un momento determinado había una discusión entre una nación europea y uno de estos grupos transnacionales, solo estos podían conformar un comité de arbitraje y no el Tribunal de Bruselas”, compara y explica que todo esto se aplica a la agenda globalista, que no es lo mismo que globalización, y “pretende el control del planeta y de sus recursos por parte de determinadas élites sin ningún tipo de fiscalización”.

“Ovejunización”. Para graficar su teoría, Vidal emplea el término “ovejunización” universal, propiciada por la susodicha ideología que propugna el matrimonio igualitario y la diversidad en la orientación sexual, entre otros.

Para Vidal, esta agenda precisa acabar con tres obstáculos: “las identidades culturales, las familias naturales y con el cristianismo”, enumera.

Para contrarrestar este fenómeno, a su entender, es “enterarse de lo que pasa y desmontar de alguna manera los argumentos lacrimógenos con los que se intenta imponer esta ideología”.

Islamismo. En su opinión, se usan argumentos “hasta ridículos” para imponer la ideología de género mediante legislaciones. Pero, según dice, no es el único instrumento de la agenda globalista. El otro es la inmigración islámica “que está acabando con la cultura europea”.

“En España el crecimiento demográfico es de 1,1 mientras que el crecimiento de los musulmanes en países como Francia es de 8,1”, coteja.

En Hispanoamérica, esta ofensiva está siendo cada vez más fuerte. “Lo que está por verse es cuál es el elemento que acompañe eso para terminar totalmente con las culturas nacionales. Eso de momento no ha aparecido. Aquí la ideología de género juega un papel muy importante porque erosiona el elemento cultural, nacional. Y las presiones son cada vez más fuertes por parte de grupos transnacionales que están solventando este fenómeno”, remata.