22 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
27°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 5 de enero de 2017, 02:00

Industria del sicariato se instaló en Asunción, alerta titular de Congreso

La industria de los asesinos a sueldo, conocidos como sicarios, ya se instaló en la capital, según expresó el senador Robert Acevedo, actual presidente del Congreso. “Yo había alertado hace mucho tiempo sobre la situación de la mafia fronteriza que está ingresando adentro. Asunción alberga a muchos del crimen organizado fronterizo, ya sea para vivir, esconderse o realizar sus negocios”, dijo en conversación con la 650 AM.

Muestra de ello fue la ejecución de una pareja de brasileños el pasado lunes, en el que sicarios mataron a dos personas en tan solo cinco minutos, sobre las calles Teniente Cantalupi y Dionisio Jara del barrio Republicano de Asunción.

Los matones, presumiblemente ligados al PCC, actuaron a plena luz del día y con la brutalidad que suele verse en ciudades fronterizas como Pedro Juan Caballero o Capitán Bado.

El comisario Pascual Duarte, de la Comisaría 8ª Metropolitana, expresó que testigos del hecho afirman que la camioneta Toyota Hilux, guiada por Paulo Jacques, que viajaba junto a Milena Suares Bandeira y la hermana de esta, fue seguida por los sicarios desde la avenida Ita Yvate, también conocida como 21ª Proyectada.

Información extraoficial señala que Jacques salió a las 12.40 del lunes de la Agrupación Especializada donde fue a visitar a su amigo Jarvis Chiménes Pavão, pero le denegaron el acceso por no ser día de visita. Luego de dejar un paquete, que contenía una remera, según fuentes, salió del lugar con destino al hotel del Yacht y Golf Club Paraguayo, donde se hospedaba junto a las dos mujeres.

Testigos informaron que desde 21ª Proyectada ya fue interceptado el vehículo por una camioneta Chevrolet negra, incluso habría existido un pequeño choque.

El brasileño, al darse cuenta que se trataba de un ataque, aceleró la marcha siempre por 21ª Proyectada, para luego doblar a la calle Desiderio Villalón, donde ya era seguido de cerca por la camioneta en que viajaban los sicarios. Dobló desesperado a la calle Japón y luego hizo lo mismo a la calle Pizarro, donde ya comenzaron los disparos, según testigos.

munición pesada. Desde la camioneta Chevrolet salían disparos provenientes de pistola 9 milímetros y fusiles AK 47, según informaron fuentes policiales.

El chofer hizo una última maniobra doblando la calle Teniente Cantalupi, donde perdió el control de su vehículo y en la esquina de la mencionada calle y Dionisio Jara, chocó contra la muralla de una vivienda. Allí, los sicarios, con total sangre fría, bajaron y ejecutaron al hombre, que recibió cerca de 30 disparos en distintas partes del cuerpo. Su acompañante recibió un disparo en la cabeza. Los investigadores, presumen que fue en la balacera, ya que la mujer aparentemente no era el blanco de los matones.

Embed