24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 22 de marzo de 2017, 13:26

Gobernador Puerto Rico pide a EE.UU. cambios para el plan de reestructuración de la deuda

Washington, 22 mar (EFE).- El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, pidió hoy modificaciones para el plan de reestructuración de la deuda de la isla, especialmente en lo que respecta a Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

"La reestructuración de la AEE debe incorporar un modelo de gobernanza que facilite la confianza de los inversores y los consumidores, y minimice la interferencia política", indicó Roselló en su intervención ante el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EEUU.

Roselló, que es gobernador desde enero, dijo que es necesario que la reestructuración de la eléctrica puertorriqueña sea un "importante componente de la reestructuración y central para que Puerto Rico cumpla con su plan fiscal".

El nuevo gobernador dijo que los cambios en el plan de reestructuración del Estado Libre Asociado deben realizarse de modo que se evite un impacto en los contribuyentes de la isla, una falta de liquidez de la AEE y que varios acreedores sigan oponiéndose a realizar concesiones.

"Estoy comprometido a continuar trabajando fuertemente hacia una reestructuración significativa para transformar la AEE en una energética moderna que apoyará al pueblo de Puerto Rico y a una economía fuerte y creciente", aseveró Roselló.

Puerto Rico intenta realizar recortes y reestructurar 70.000 millones de dólares en deuda desde que el Acuerdo de Reestructuración (RSA, por su sigla en inglés) entró en marcha en 2015 con la supervisión del Congreso, debido a que no ha podido acogerse a las leyes de bancarrota reservadas para otras entidades regionales en Estados Unidos.

Esos recortes ponen en peligro el abastecimiento eléctrico y lo sectores educativos y de sanidad, así como la solvencia del sistema de pensiones.

El pasado año, el Congreso aprobó la llamada ley PROMESA que contempla reformas estructurales y establece un sistema de supervisión para asegurar que los cambios se realizan y se evita la suspensión de pagos.