10 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 14 de noviembre de 2016, 01:00

Francisco denuncia “esclerosis espiritual” ante los que sufren

AFP-efe

CIUDAD DEL VATICANO

El papa Francisco denunció el domingo la “esclerosis espiritual” de una época que no presta atención a quienes sufren, en una mesa de cierre del jubileo de los excluidos en la Plaza de San Pedro.

“Hay que preocuparse cuando la conciencia está anestesiada y ya no presta atención al hermano que sufre a nuestro lado o a los problemas serios del mundo, que se convierten solo en palabras escuchadas en las revistas de prensa de los noticieros televisivos”, indicó el Papa.

“Es un síntoma de esclerosis espiritual cuando el interés se concentra en las cosas que deben producirse y no en las personas que hay que amar”, agregó.

“Así nace la contradicción trágica de nuestros tiempos: mientras aumentan más el progreso y las posibilidades, lo que está bien, hay más gente que no puede acceder a ellos”.

El papa Francisco criticó además una sociedad que se está acostumbrando “a este tipo de descarte” y en la que “se adormece la conciencia”.

El viernes recibió a unas 3.500 personas que viven en la calle, entre ellos 1.500 italianos, 1.200 franceses y 500 alemanes, al iniciarse una peregrinación de tres días que les estaba dedicada al fin del Jubileo de la misericordia.

Este año santo “extraordinario”, además de los celebrados cada 25 años, se inició el 8 de diciembre de 2015, con motivo del cincuentenario de la conclusión del Concilio Vaticano II, y terminará el 20 de noviembre con el cierre de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro.

Este domingo se inicia la semana final del jubileo con el cierre por la tarde de las puertas santas de tres basílicas papales de Roma, San Pablo fuera de los muros, San Juan de Letrán y Santa María Mayor, así como todas las puertas abiertas en las catedrales y algunos santuarios en el mundo.

“Excluir es darle la espalda a Dios. Un síntoma de esclerosis espiritual es cuando el interés se centra en las cosas que hay que producir, en lugar de las personas que hay que amar”, agregó.