22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 8 de enero de 2017, 01:00

Fiscales sospechan corrupción contractual en cárceles de Brasil

REUTERS

BRASILIA, BRASIL

Fiscales brasileños demandaron que se anule un multimillonario contrato carcelario en el estado de Amazonas debido a señales de corrupción, luego de que el Gobierno culpó a una mala gestión por el motín más sangriento que ha visto el país en décadas.

El fiscal del Tribunal de Cuentas del Estado de Amazonas, Carlos Almeida, dijo que halló señales de pagos irregulares en un contrato que el Estado firmó con el consorcio Pamas para manejar todas sus prisiones, incluyendo la cárcel Anisio Jobim donde murieron 56 reos durante un enfrentamiento entre bandas de narcotraficantes la semana pasada.

Las muertes han generado cuestionamientos sobre si firmas privadas deberían administrar prisiones en Brasil, en especial en Amazonas donde la población carcelaria creció más del doble desde el 2010.

El consorcio Pamas, formado por Umanizzare Gestão Prisional e Serviços Ltda. y LFG Locaçoes e Serviços Ltda., recibió unos 400 millones de reales (125 millones de dólares) en 2016 para coadministrar las cárceles de Amazonas, dijo Almeida.

“Hay indicaciones de que esos pagos podrían haberse inflado”, dijo Almeida a Reuters, añadiendo que él había advertido a las autoridades de Amazonas sobre problemas con el contrato y recomendó que no firmarán el trato.

Umanizzare y LFG no respondieron a pedidos por declaraciones.

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre Moraes, dijo que el modelo de gestión privada de prisiones no es el culpable de la masacre, pero señaló errores de los administradores del centro penitenciario, que albergaba hasta tres veces más de detenidos de lo que podía su capacidad.

Moraes dijo que Umanizzare fracasó en actuar ante los informes de inteligencia que indicaban que los prisioneros planeaban una fuga durante las fiestas de Navidad y fin de año y que ingresaron armas de contrabando al lugar durante una fiesta en la víspera de Año Nuevo.