4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 15 de agosto de 2016, 01:00

Filmación y trayectoria de proyectil comprometen a policías de la Cuarta

En el video del circuito cerrado se observa el momento en que el joven que recibió un balazo y quedó parapléjico baja del auto, entregado. La bala que le ingresó en la nuca va de arriba para abajo.

La cámara de vigilancia de una vivienda captó el momento de la aprehensión de Richard Ramón Pereira Ramírez (25) por parte del comisario principal Jorge Ignacio Zárate Barreto y el suboficial primero Jhonie Orihuela, de la Comisaría Cuarta Metropolitana. Lo que no se observa es el momento del disparo que dejó parapléjico al joven, ya que un árbol cubre parte de la visibilidad. En la grabación se observa que Richard baja del automóvil Peugeot, rendido. Para investigadores, los indicios comprometen a los dos policías.

"Hay un video cuando se ve que el joven entra en el callejón sin salida y la patrullera detrás. Se ve el momento en que este se baja y levanta la mano y ahí el suboficial Orihuela aparentemente le ordena para que se arrodille", comentó una fuente de la investigación.

Los investigadores mencionan que el momento de disparo no se observa, ya que un arbusto cubre parte de la visibilidad. El informe oficial de la Comisaría Cuarta indica que el suboficial Orihuela supuestamente reacciona ante los disparos que Richard dio con su arma.

Richard Pereira, padre, asegura, en base al testimonio de su hijo, que él no estaba armado. Incluso indicó que él no sabe manipular un arma de fuego. Añadió que su hijo se entregó y que fue agredido por los policías, y que luego terminaron dándole un tiro en la nuca.

TRAYECTORIA. Don Pereira mencionó que su hijo recibió un disparo en la nuca. Técnicos encargados del estudio balístico informaron que el disparo tiene una trayectoria descendente.

La bala ingresa en la parte del cuello, y luego baja de izquierda a derecha, y termina instalándose en la columna. Esto se debe a que el aprehendido por la Policía estaba de rodillas o en cuclillas.

El papá de la víctima indicó que tras el disparo los policías supuestamente "como bolsa de papa le tiraron en la carrocería y lo llevaron hasta el Hospital Barrio Obrero". De allí lo trasladaron hasta el Hospital del Trauma.

Un proyectil. Tras la intervención del Ministerio Público y otras dependencias de la Policía Nacional en el lugar del hecho se encontró una vainilla servida calibre 9 milímetros, disparado por Orihuela.

La Jefatura de Policía de Asunción separó de sus cargos al comisario principal Zárate, que estaba como jefe de comisaría, y al suboficial Orihuela. Hasta el momento el Ministerio Público no determinó la situación procesal de los mismos, es decir, no están privados de libertad.