21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 30 de marzo de 2017, 02:00

Empresarios reclaman no destruir la imagen de estabilidad del país

“No nos merecemos tanta incertidumbre política; hagan previsible el país”, reclaman los cinco mayores gremios de la producción del país, que lamentan el episodio del martes en el Congreso Nacional, protagonizado por senadores favorables a la enmienda de la Constitución Nacional para permitir la reelección presidencial.

La Feprinco, la Unión Industrial Paraguaya, Cerneco, la Asociación Rural del Paraguay y la Unión de Gremios de la Producción (UGP) emitieron un comunicado ayer para resaltar que la falta de respeto a la institucionalidad de la República "es un precedente nefasto". Y advirtieron, además, que escenas como las que involucraron el martes a los legisladores "son heridas peligrosas para la República".

Sobre todo, cuando se manifiestan en el seno del órgano que por excelencia es el símbolo de la democracia republicana.

"Los gremios exigimos que nuestros representantes ajusten sus acciones a los procedimientos establecidos, y que no aumenten la crispación social anteponiendo intereses mezquinos a los generales de la Nación. No nos merecemos tanta incertidumbre política; hagan previsible el país", resalta el pronunciamiento conjunto.

Advierten que la repercusión de los hechos, que trascendieron nuestras fronteras, "puede destruir la imagen de estabilidad y crecimiento de la República, en momentos en que el Paraguay está dando claras señales de ser uno de los mejores destinos para las inversiones".

Por eso llaman a la cordura y al diálogo constructivo, en el marco de la Constitución, producto del "pacto social" celebrado en 1992.

La Asociación de Jóvenes Empresarios del Paraguay también se pronunció y llamó al diálogo a todos los sectores en el marco del respeto a la Constitución y las instituciones democráticas constituidas. "La situación política generada y que a criterio de muchos roza la ilegalidad y el oportunismo debilita las instituciones de uno de los poderes del Estado", dice el comunicado. Instan a los representantes del pueblo a dejar de lado los intereses personales y anteponer cuestiones de interés general.

Estudiantes. También el sector universitario hizo sentir su repudio sobre lo que 25 senadores, quienes obedientes al presidente Horacio Cartes, modificaron el reglamento del Senado para lo cual primero lo violaron, con el objetivo de volver a presentar el proyecto de enmienda constitucional y posibilitar la figura de la reelección.

El Centro de Estudiantes de Ingeniería de la UNA repudia que las decisiones en las instancias de representación de nuestro país sigan anteponiendo intereses sectarios o personales. El Centro de Estudiantes de la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas de la Universidad Católica también condena "el quiebre del Estado de Derecho en Paraguay por miembros del Senado, y considera terrorismo de Estado la utilización de las Fuerzas Militares por parte de su comandante en jefe, Horacio Cartes".


"Falta de respeto a la institucionalidad democrática"

Los obispos también se pronunciaron el martes ante los acontecimientos políticos sucedidos en la Cámara de Senadores. A través del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Paraguaya manifestaron "perplejidad y preocupación por la premura y los procedimientos poco transparentes, y de objetables conceptos de normas jurídicas vigentes, utilizados para modificar el reglamento interno de la Cámara de Senadores". Recordaron que la Patria requiere del amor al espíritu de la ley y "de la respetuosa interpretación de sus normas". Expresaron que es imperioso que los legisladores, representantes del pueblo, sean custodios celosos del orden legal establecido y ajusten estrictamente sus acciones a las normas vigentes. Para los obispos las decisiones adoptadas hace dos días en el Senado, "con serias dudas en su legalidad y en su legitimidad", son una muestra de la absoluta falta de consideración y respeto a la institucionalidad democrática que con tanto esfuerzo y esmero hemos conquistado luego de décadas de dictadura, según los obispos.