10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 30 de noviembre de 2016, 12:05

El Senado argentino inicia el debate para aprobar el presupuesto para 2017

Buenos Aires, 30 nov (EFE).- El Senado argentino inició hoy el debate para convertir en ley el presupuesto para 2017, que proyecta un crecimiento económico del 3,5 %, una inflación del 17 % y un aumento del gasto público del 22 %, informaron fuentes de la Cámara.

La aprobación del primer presupuesto confeccionado por el Ejecutivo de Mauricio Macri es el plato principal de la última sesión legislativa ordinaria del año en Argentina y se estima que la Cámara tendrá un veredicto a última hora de la tarde.

Para la convalidación del proyecto, el oficialismo necesitará sumar apoyos de la oposición, ya que no cuenta con mayoría, al igual que ya hiciera a principios de este mes cuando logró el aval de la Cámara de Diputados.

El presupuesto prevé que Argentina cerrará 2016 con una caída en la actividad económica del 1,5 % y que para 2017 se registre un crecimiento del 3,5 %.

La inflación, de acuerdo con las proyecciones del Gobierno, será del 17 % y el déficit fiscal alcanzará el 4,2 %, con un aumento del gasto estatal del 22 %.

El saldo comercial será deficitario en 1.866 millones de dólares y se incrementará la deuda pública en un 30 % respecto de 2016.

Por su parte, el dólar cotizará el próximo año en 18 pesos, frente a las 16 unidades a las que se compra la divisa estadounidense actualmente.

Los senadores argentinos iniciaron esta jornada con un breve homenaje al fallecido líder cubano Fidel Castro y al club de fútbol brasileño Chapecoense, tras la reciente tragedia aérea sufrida en Colombia.

En la sesión legislativa de hoy también se tratarán otros proyectos, como la Ley de Humedales y una reforma de la Ley de Administración Financiera para restringir las facultades delegadas que le permiten al jefe de Gabinete reasignar partidas presupuestarias sin aval parlamentario.