22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 24 de mayo de 2017, 02:00

“El primer sueño de Jenni es ir a jugar con su hermanito”

Horas después de la cirugía de trasplante de corazón a la que fue sometida Jennifer, la niña de 8 años, su mamá Virginia Aguilar confesó que ya entablaron una conversación.

La familia se encuentra actualmente "bien y tranquila", según definió la progenitora.

Desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) comunicaron que las primeras horas transcurrieron sin complicaciones. La delicada intervención quirúrgica se llevó a cabo el lunes por la noche en el Hospital Pediátrico Acosta Ñu.

"Su primer sueño es ir a jugar con su hermanito, fue lo que me dijo, me aprieta la mano cuando estoy cerca, sabe que papá y mamá están con ella", aseguró la madre en la mañana de ayer.

Las primeras 72 horas (hoy se cumplen 48) son decisivas para conocer la evolución del trasplante del principal órgano del aparato circulatorio, recordaron los especialistas.

LÚCIDA. Un informe oficial del MSP, al transcurrir las primeras 12 horas del trasplante, confirmó que Jenni se encontraba lúcida. "Fue extubada esta mañana (por ayer). Se encuentra lúcida, conectada, pero sin sedación, con analgésicos", comentó el doctor Marcos Melgarejo, jefe de Cirugía Cardiovascular del Acosta Ñu.

El comunicado del MSP expresaba igualmente que se la observa estable.

Así mismo, inició la medicación contra el rechazo y un tratamiento con antibióticos. La niña no presentaba cuadro febril y contaba con buena presión arterial hasta el cierre de esta edición.

EMOTIVA. Sin dudas, una historia conmovedora es la de Jenni y su lucha por conseguir un corazón. Una pelea en la que contó con el acompañamiento de su familia.

Jennifer había sido diagnosticada con miocardiopatía restrictiva, por lo que la única opción era el trasplante.

"Lloró cuando le conté que ya se consiguió un corazón, yo siempre tuve fe y esperanza", relató la madre, Virginia.

Afirmó, por otro lado, que su deseo es volver a la escuela lo antes posible.

Virginia indicó igualmente que ahora deberá cumplir una promesa como mamá.

Desea ser donante de órganos para que otros puedan tener la misma oportunidad que –dice– tuvo su hija.

"No sabía lo que era hasta que pasó, pero ahora me voy a inscribir como donante", dijo.

El MSP dará a conocer mayores informes sobre la evolución de Jennifer en las próximas horas.


Lloró cuando le conté que ya se consiguió un corazón, yo siempre tuve fe y esperanza. Virginia Aguilar, madre de Jennifer.


Benefició a cuatro personas

La donación de órganos de parte de la ex funcionaria de la Dinac benefició a otras tres personas, además de la niña de ocho años Jenni, confirmaron desde el Ministerio de Salud Pública (MSP). Uno de los beneficiarios es un joven que recibirá sus riñones en Ciudad del Este y una mujer internada en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS). Otra persona recibió un trasplante hepático del que aún no se tienen mayores informaciones. Igualmente, las córneas podrían ser recibidas por otro paciente en las próximas horas, informó el MSP.


Familiares de emisora alientan a la donación de órganos en el país

Los familiares de la mujer que se convirtió en la donante del corazón para la pequeña Jennifer decidieron hablar con los medios sobre la donación de órganos.

"Un saludo a los familiares, a la misma niña, le deseamos mucha fuerza", expresó el viudo de la donante de órganos, quien sostuvo que decidió dar la cara para motivar a que otras personas, otras familias, opten por la donación. "Fue difícil, porque uno tiene sus miedos, una persona común como nosotros piensa muchas cosas, que se le va a abrir, en fin", comentó emocionado el esposo de la donante, ante las cámaras de Telefuturo.

Pero luego manifestó que la iniciativa se convierte en una opción para que otras personas tengan una oportunidad de vivir.

La donante era una funcionaria pública de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), que falleció de un aneurisma grave.

"Ya no había nada que hacer y decidimos donar sus órganos, ya que no podíamos volver a tenerla con nosotros", agregó el esposo en contacto con el medio.

La cuñada sostuvo además que la donante era una persona noble y de muy "buen corazón".

Además de Jennifer, este acto de amor benefició a otras tres personas en lista de espera.