7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 27 de noviembre de 2016, 01:00

El Estado gastó G. 83.000 millones en bocaditos en los últimos 3 años

Entre el 2013 y el 2016, las instituciones públicas destinaron la friolera de G. 83.000 millones (nada menos que USD 14,5 millones) en comida. TSJE y Diputados lideran entre entes de mayor gasto.

Diego Barreto

dbarreto@uhora.com.py

La Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) reveló que el Estado paraguayo invirtió la friolera suma de G. 83.290.726.787, equivalentes a USD 14,5 millones, en el servicio de cátering, gastronomía y bocaditos, desde el 2013 hasta este año.

Del total del monto citado, solo 42 instituciones de los tres poderes del Estado elegidas por ser las que mayor gasto imprimen en este rubro, gastan G. 74.825.356.965.

De acuerdo con el informe proporcionado a ÚH por Contrataciones Públicas, el ente que más gasta en bocaditos es el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), que en los últimos tres años gastó nada menos que G. 14.665.052.608; seguido por la Cámara de Diputados, que compró comida por G. 10.160.000.000.

En la misma línea están la Universidad Nacional de Asunción y la Presidencia de la República y sus ministerios, como Defensa Nacional y Salud Pública.

Embed

Se suman al festín decenas de instituciones que reciben presupuesto de los recursos públicos, y que destinan millones al cuestionado rubro de bocaditos. Van desde universidades nacionales, entes autónomos y autárquicos, gobiernos departamentales y municipalidades. El monto que gastan todas estas entidades en su conjunto alcanza a G. 8.465.369.822.

Son a la vez llamativos los jugosos contratos que hacen varios ministerios del Poder Ejecutivo y que son adjudicados a personas particulares. Así, los ministerios de Defensa, de Interior y de Agricultura y Ganadería, beneficiaron a firmas cuyas representantes son Patricia Torreani Vera, Haydée Giménez, Graciela De Jesús Medina y Patricia Fernández Valiente. Los montos varían en contratos que oscilan entre G. 500 millones y G. 1.400 millones.

Más llamativo aún es que varias de las compras se hagan sin ningún rigor a empresas que no tienen como fin el rubro alimentos, según se desprenden del informe.

Así, encontramos que en los últimos tres años, el Congreso optó por contratar a una inmobiliaria para la compra de bocaditos y que Industria Nacional del Cemento (INC) lo hizo de una cooperativa de ahorro y crédito.

Lea más: Titular del Congreso ordenó anular la licitación para comprar bocaditos

Derroche. Empresas estatales que siempre están en la mira de la ciudadanía por no brindar servicios óptimos también destinan gran parte del erario público a la compra de los bocaditos, como la ANDE, que cada vez tiene más críticas por los constantes cortes de energía en todo el país. Esta entidad se pegó el lujo de adjudicar en los últimos tiempos en la compra de bocaditos G. 445 millones. Correos, una entidad en decadencia, gastó G. 337.500.000 en bocaditos.