7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 5 de noviembre de 2016, 13:36

El alcalde de Lima, en medio de la polémica por la situación de una comunidad de indígenas amazónicos

Lima, 5 nov (EFE).- El alcalde de Lima, Luis Castañeda, se encuentra en el centro de la polémica después de que se le acusara de haber detenido la reubicación de una comunidad de indígenas amazónicos en extrema pobreza que el viernes resultaron damnificados tras un gigantesco incendio producido a orillas del río Rímac.

El periodista Daniel Yovera afirmó hoy que tuvo acceso a pruebas de que la gestión de Castañeda iba a vender un terreno de 7.000 metros cuadrados que fue comprado por la anterior administración de la izquierdista Susana Villarán (2011-2014) para trasladar un asentamiento de la comunidad shipibo-conibo en Lima.

El viernes, un incendio dejó miles de damnificados tras destruir cientos de viviendas de esa comunidad, formada hace más de 15 años por familias provenientes de la región amazónica de Ucayali, que se asentaron sobre un antiguo vertedero de basura a orillas del Rímac.

Según Yovera, citado hoy por el portal web del diario La República, la posibilidad de trasladar a los indígenas se perdió tras el triunfo de Castañeda, quien en marzo del 2015 supuestamente decidió vender el terreno "para destinar el dinero obtenido" a la construcción de un paso a desnivel en el centro de Lima.

Al asumir su gestión, en enero del año pasado, Castañeda anunció que iba a modificar el proyecto "Río Verde", que planeaba sanear, canalizar y reforestar las orillas del río que atraviesa Lima, para hacer un paso a desnivel que muchos opinan que no ha solucionado el problema del transporte en esa zona de la capital.

El alcalde retomó, en realidad, un proyecto llamado "Línea Amarilla", que había sido planeado durante su anterior gestión (2003-2010) como parte de la construcción de una autopista bajo el Rímac y que fue modificado por Villarán para que incluyera la recuperación ecológica de las riberas del río.

El plan de Villarán incluía el traslado de la comunidad shipibo-conibo asentada en la zona de Cantagallo, muy cerca del centro histórico de la capital, a un conjunto de nuevas casas que se iba a construir en un distrito vecino.

Al visitar la zona, Castañeda dijo el viernes que los damnificados fueron "engañados" con la promesa de la reubicación que se les hizo, aunque eludió mencionar a Villarán de manera directa.

"Es mentira que hubiera algún proyecto como se dijo, que tenían los planos arquitectónicos... No tenía siquiera desarrollo urbano ni rural. Se vendieron ilusiones", declaró antes de indicar que su gestión intentará solucionar la situación de los damnificados.

Villarán aseguró, por su parte, que la gestión de Castañeda ya debía haber reubicado a las familias de Cantagallo y reconoció que su administración compró un terreno en la zona de Campoy, en el distrito de San Juan de Lurigancho.

"A dos años de la actual gestión ya debían de haberse ubicado estas familias en el terreno de Campoy, saneado el terreno y construido el Conjunto Habitacional de Campoy, comprado con fondos del Fideicomiso de Río Verde", escribió en su cuenta de Facebook

El excandidato a la municipalidad de Lima por el Partido Aprista, Enrique Cornejo, también lamentó que Castañeda no haya continuado con el proyecto "Río Verde" y consideró que tiene responsabilidad indirecta en la situación generada tras el incendio del viernes.

"En el incendio no, pero en las circunstancias de exposición de esta población, que ya tenía un acuerdo para avanzar en su calidad de vida, sí. Decidió sacar el dinero de aquí para hacer su obra... y lamentablemente pasan estas cosas", declaró en la emisora RPP.

A fines de octubre, una comisión del Congreso informó que iba a citar al alcalde para que responda por informaciones que indicaron que una emisaria suya hizo gestiones ante el brasileño Léo Pinheiro, entonces presidente de la constructora OAS y actualmente preso en su país por corrupción, para que modifique el proyecto "Río Verde".

Según la investigación, realizada por IDL Reporteros, la funcionaria obtuvo la aceptación de Pinheiro y también le pidió retirar la publicidad que hacía de esta obra en los medios.