17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
domingo 9 de abril de 2017, 01:00

Don Kiki y el bar Lo mitã son un museo vivo en Santa Rosa

Vanessa Rodríguez

SANTA ROSA-MISIONES

“Don Kiki y su parlante”, es así como conocen a don Audberto Avelino Acevedo Caballero en Santa Rosa. Tiene 80 años, el carácter sereno y reservado, fue el primer fotógrafo de la comunidad y el primero en innovar en el área de la comunicación antes de que se instalaran emisoras de radio en la ciudad. Su tarea consistía en hacer llegar saludos y pasar propagandas a G. 5.000 la mención, a través de su equipo de aluminio importado de Argentina.

Don Avelino guarda una colección de cámaras fotográficas; la primera que tuvo la trajo de Buenos Aires hace 54 años. Algunas aún las utiliza para sacar fotos tipo carné, pero su histórica Polaroid no, pues ya no consigue los cartuchos que precisa.

Pese al tiempo, él no se quedó atrás, se fue innovando y cuenta con cámaras de última generación, aunque siempre mira con añoranza y cariño sus históricas máquinas, con las que empezó sacando poses en blanco y negro. En su local actual se pueden apreciar muchas imágenes de antaño.

Su hogar familiar se yergue en el centro de Santa Rosa, un sitio que se hizo conocido como bar Lo mitã, a pesar de que hace más de 20 años dejó de operar en ese rubro.

La gente se reunía en dicho punto de referencia para compartir y disfrutar de las minutas, aparte de la especialidad de la casa, que era el kure chyryry (carne de cerdo frita). Luego de consumir el menú tomaban sus respectivos ómnibus que pasaban por la esquina del negocio.

Desde 1947 don Avelino se convirtió en agente de la empresa de viajes Expreso Río Paraná, donde trabaja hasta hoy. Rememora que en épocas pasadas, viajar a Buenos Aires costaba solo 25 guaraníes y el bus salía de Villa Florida los martes y sábados.

A través de él, bar Lo mitã es una parada reconocida a nivel internacional. En la actualidad, persiste la alta concurrencia en la esquina del extinto negocio, donde hoy domina un nuevo rubro: la venta de guitarras, cedés, casetes, radios y demás.

Este rincón permite al visitante revivir la historia roseña del siglo XX. El nuevo local de don Kiki es como visitar un museo vivo y activo. En este salón comercial también se hacían fiestas al son de la vitrola, a la cual su padre, don Lupo Acevedo, daba cuerda durante toda la noche.

Hombre de talento. Don Kiki también es una leyenda del fútbol en su comunidad. Dedicó gran parte de su vida a dicho deporte y fue presidente del club 30 de Agosto. También fue presidente de la Liga Misionera del Sur, asimismo, fue electo presidente por dos periodos en la Décima Región Deportiva. Fue creador e impulsor del torneo intercompañía de fútbol, realizado durante 42 años.

Era una postal tradicional ver a don Avelino a la hora de la siesta caminar por las principales calles de la ciudad con su sombrero piri, su bolsito y su escoba en mano. Iba rumbo a las instalaciones del club de sus amores, 30 de Agosto, para acondicionar la cancha.