24 de junio
Sábado
Parcialmente nublado
19°
29°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
viernes 3 de febrero de 2017, 02:00

Costo de la violencia en Paraguay supera el 3% del PIB, según estudio

Los costos del crimen y la violencia en Paraguay han llegado a constituir el 3,24% del PIB en el periodo de 2010 a 2014, según un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esto tiene que ver con un cálculo sobre la base del gasto público en seguridad, del gasto de hogares y empresas, además de los costos para las víctimas y los delincuentes.

Los costos del crimen y de la violencia: nueva evidencia y hallazgos en América Latina y el Caribe, se denomina el estudio publicado recientemente por la entidad multilateral, en el que se analizan los costos sociales del crimen. Estos incluyen los costos de la victimización en términos de pérdida de la calidad de vida por homicidios y otros delitos violentos y los ingresos perdidos (no generados) de la población penitenciaria.

También se tienen en cuenta los costos incurridos por el sector privado, que incluyen el gasto de las empresas y los hogares en la prevención del delito, a saber, el gasto en servicios de seguridad; y los costos incurridos por el gobierno, que incluyen el gasto público en el sistema judicial, la prestación de servicios policiales y la administración de prisiones.

En cuanto a los costos expresados en términos nominales en dólares, se expresa que a Paraguay le costó el crimen USD 1.896 millones en el 2014, siendo Brasil y México los países que más padecieron el costo de la inseguridad y la violencia.

El análisis del BID estima que el costo directo del crimen en 17 países de América Latina y el Caribe en 2010-2014 es, en promedio, 3,5% del PIB de la región, o sea el doble que en los países desarrollados.

Entre los fenómenos acaecidos como consecuencia del crimen y la violencia, las personas cambian su comportamiento para evitar (o participar) en la actividad criminal, los hogares gastan para protegerse, las empresas reducen su inversión e incurren en pérdidas de productividad, y los gobiernos cambian la asignación de recursos para abordar este problema, según el estudio.

Embed