23 de junio
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente nublado
19°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 20 de junio de 2017, 02:00

Casi 10.000 brasileños estudian una carrera de salud solo en Pedro Juan

Lo asegura el cónsul de Brasil en Pedro Juan Caballero, Víctor Hugo Irigaray. La capital del Amambay se convirtió en un polo universitario. El "bajo costo" y la "poca exigencia académica" hacen de cebo.

La migración de estudiantes brasileños hacia el Paraguay creció exponencialmente en los últimos años. "Solamente en Pedro Juan Caballero hay 10.000 estudiantes brasileños actualmente", reproduce José Arce, viceministro de Educación Superior, lo que le revelara el propio cónsul brasileño asentado en la capital pedrojuanina, Víctor Hugo Irigaray, con quien se reunió hace un mes y medio.

En ese encuentro también asistieron representantes de las universidades presentes en esa ciudad (ver infografía). "Hay otras cifras que hablan de 8.000 (alumnos), pero él (Irigaray), como diplomático, me habló de que hay como 10.000 y solamente en el área de Medicina existen siete facultades y el resto con carreras, como Enfermería, Kinesiología, Odontología, entre otras", enumera.

Todo esto, sin contar la cantidad de brasileños estudiando en Salto del Guairá y Ciudad del Este; inclusive, Asunción.

Registro. A raíz de este fenómeno, Arce comenta que en julio próximo harán un encuentro en la capital con los cónsules de las ciudades señaladas y presentarán en la ocasión un proyecto denominado Universidades de Frontera.

"En primer término lo que buscamos como Viceministerio es contar con un registro real de estudiantes extranjeros que están estudiando en nuestro país, sobre todo en las fronteras", indica.

En una segunda etapa, "a partir de esos números", la idea es generar políticas públicas que aseguren la calidad de la formación superior. "En condiciones normales, cursar una carrera del área de salud en Brasil o en Argentina demanda una importante erogación. Y estos estudiantes que llegan a estudiar al país se dedican a tiempo completo porque fijan residencia; entonces ahí tenemos que aprovechar para elevar las exigencias. Ahora, eso trae aparejado no solo mayor infraestructura edilicia, sino mayor inversión en contratar a los mejores profesionales y eso cuesta dinero", apunta.

El viceministro reconoce, en este sentido, que todavía es exigua la cantidad de carreras con criterios de evaluación (22) bajo el Modelo Nacional de Acreditación y el Sistema del Mercosur (12), Arcu-Sur.

"Estamos en una fase exploratoria (en el tema de las acreditaciones), por eso pedimos –a los pares de la región– un acompañamiento para vencer las asimetrías que tenemos", menciona Arce sobre las conversaciones que se dan en la Comisión Regional del Mercosur, donde se está avanzando hacia la "homologación abreviada" para la movilidad de estudiantes de la región.

Embed


A la caza de títulos fáciles y económicos

"El bajo costo relativo de las matrículas y la poca exigencia académica que ofrecen algunas instituciones han captado la atención de estudiantes extranjeros fundamentalmente del Mercosur (Brasil y Bolivia, entre otros) en busca de titulaciones fáciles y económicas", observa la Universidad de Georgetown en su informe al Ministerio de Educación y Ciencias (MEC). Varias universidades privadas –dice– adoptaron un modelo de negocio que ofrece "educación de baja calidad", pero con un costo mínimo de matrícula de unos USD 30 al mes.