17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 9 de julio de 2017, 01:00

Brindan consejería genética para prevenir anomalías en la gestación

Carlos Elbo Morales

Puede pasarle a cualquiera. Los problemas congénitos y genéticos son situaciones que suelen aparecer en algunos recién nacidos. Por ello, es importante el tratamiento perinatal, que puede ayudar a enfrentar estas situaciones y también prevenirlas. En el Hospital de Clínicas brindan consejería genética para acceder a orientación.

El doctor Miguel Porzio Serra, vicedirector asistencial de la Unidad Genética del Hospital de Clínicas, revela que el mal congénito es el que puede ser transmitido por la madre, quien puede padecer algún tipo de enfermedad, por lo cual debe ser tratada a tiempo.

Embed

En el caso del problema genético, este se da desde la misma concepción del ser humano. Detalló que en el país los casos más comunes son la dilatación ventricular en el cerebro, los problemas cardiacos y la espina bífida.

En el caso de la dilatación ventricular, existe la posibilidad de que derive en hidrocefalia. Los cardiacos pueden generar cardiopatías congénitas y la espina bífida, en su caso más grave, impedirá que la persona pueda caminar. Pero con un cuadro menor se puede proceder a la intervención quirúrgica al nacer.

En tanto que el jefe de Cátedra y Servicio de Ginecoobstetricia de Clínicas, doctor Ramón Battaglia, refirió que hay problemas a los que se les puede hacer frente. “Se pueden dar suplementos especiales si existe déficit de alguna sustancia en particular para evitar las anomalías. Pero hay otras situaciones que son muy particulares y que vienen con el código genético de los padres”, explicó.

Vistazo. “Todos los órganos del cuerpo pueden presentar una malformación congénita”, afirma el doctor Porzio. Además de los problemas cardiacos, ventriculares y espina bífida, existen otros. Uno ellos es el caso de los quistes en los riñones. Esta situación impide que uno de ellos pueda funcionar normalmente, lo que hace que el otro trabaje más de la cuenta. También han detectado casos en que la pared abdominal del bebé en gestación no se cerró completamente.

Porzio y Battaglia coinciden en la importancia de que las madres se realicen los controles a tiempo. Señalaron que las patologías que puedan estar presentes en la progenitora también influirán en el desarrollo del feto.

Por otra parte, indicaron que el ácido fólico debe ser administrado tres meses antes del embarazo y durante el primer trimestre principalmente. Este suplemento ayuda a estimular el crecimiento de la célula.

Ambos profesionales refirieron también que existen estructuras del cuerpo difíciles de estudiar con la ecografía; en una primera evaluación podría aparecer algo, pero luego descartarse con el seguimiento.