11 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 29 de noviembre de 2016, 02:00

Brasil saldrá de la recesión, Argentina inicia reactivación

AFP

PARÍS - FRANCIA

Brasil emergerá lentamente de la recesión y volverá a crecer en 2018, mientras la economía argentina va hacia una reactivación en los próximos dos años, según un informe de la OCDE divulgado este lunes en París.

En sus perspectivas económicas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) trata los casos de España y algunos países de América Latina, entre ellos México, además de Argentina y Brasil.

La economía de Brasil está saliendo de una "profunda y prolongada recesión", constata la OCDE. El país, que lleva dos años de recesión (-3,9% en 2015, -3,4% previsto en 2016), saldrá de los números rojos en 2017 (0%) y volverá a la senda del crecimiento en 2018 (+1,2%), según las perspectivas de la OCDE. "La incertidumbre política disminuyó, la confianza empresarial y de los consumidores se está recuperando y las inversiones se están fortaleciendo". Sin embargo, el desempleo (algo menos del 12%) seguirá aumentando hasta 2017 y solamente entonces declinará gradualmente, augura la organización.

ARGENTINA REPUNTARÁ. Argentina experimentará un gran repunte de su economía en los próximos años para salir con fuerza de la recesión, de acuerdo con los pronósticos difundidos ayer por la OCDE, que prevén un crecimiento del 2,9% en 2017 y del 3,4% en 2018. Por el contrario, este año 2016 cerrará en negativo (-1,7%), una caída que no podrán evitar las medidas puestas en marcha por el nuevo Ejecutivo de Mauricio Macri, según el informe semestral de Perspectivas publicado por la OCDE. En 2016 la actividad sigue en contracción, afectada por la ralentización del consumo y la pérdida de poder adquisitivo de los hogares, aunque se han registrado "mejoras significativas" en la confianza empresarial. Esta reconstrucción de la confianza obedece, a su juicio, a la reforma de la agencia nacional de estadísticas, lo que ha reforzado su credibilidad y permitido al banco central fijar objetivos de inflación.