24 de junio
Sábado
Parcialmente nublado
19°
29°
Domingo
Muy nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Muy nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 17 de mayo de 2017, 02:00

Brasil incluye la marihuana entre plantas medicinales

EFE

RÍO DE JANEIRO - BRASIL

Brasil incluyó la Cannabis sativa (marihuana) en la lista de plantas medicinales del país, informó hoy la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), órgano regulador que aclaró que la medida no legaliza el consumo de la yerba ni el de sus derivados en cualquier circunstancia.

La inclusión de la marihuana en la lista de plantas que Brasil considera como de interés medicinal fue aprobada por la dirección de la Anvisa la semana pasada y tan solo divulgada ayer.

La Anvisa aclaró que la medida no modifica las reglas relativas al cultivo, posesión y consumo de marihuana en el país, ni libera su uso como planta medicinal en cualquier circunstancia.

La medida, aclaró el órgano regulador, tan solo formaliza la cannabis como un posible componente en futuras peticiones de registro de medicinas u otras reglamentaciones que puedan ser discutidas sobre su uso medicinal.

"La inclusión tampoco altera las reglas para la importación de medicinas con cannabidiol u otros extractos de la marihuana", agregó.

La Anvisa ya había aprobado en enero, por primera vez, el uso en Brasil de una medicina producida con sustancias extraídas de la marihuana.

Se trata de un fármaco registrado en el país como Mevatyl (en otros 28 países es comercializado con el nombre de Sativex), producido a partir de dos sustancias extraídas de la marihuana (tetrahidrocannabinol y cannabidiol) y recomendado para el control de los síntomas de la esclerosis múltiple en pacientes que no responden a otros tratamientos.

En abril del año pasado la Anvisa estableció una serie de normas que facilitan la importación de cinco tipos diferentes de medicinas que contienen cannabidiol.

El organismo admitió entonces que los estudios científicos comprobaron que el cannabidiol no genera ningún tipo de dependencia, por lo que no se justificaba que el Gobierno mantuviera la prohibición de su importación.