23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
viernes 11 de agosto de 2017, 18:16

Asunción disfruta del sabor de la chipa en la celebración de su día

Las "chiperas" del microcentro de Asunción celebraron este viernes el Día Nacional de la Chipa, que fue declarada por el Congreso para reconocer la idiosincrasia del alimento.
EFE

Como cada día, el popular panecillo, elaborado con queso, almidón, huevo, leche, grasa vegetal y anís, se vendió desde primera hora de la mañana junto a un vaso de "cocido", bebida a base de mate caliente.

La "señora María", una las chiperas de la céntrica calle Palma, con 32 años como vendedora, dijo que es a la hora del desayuno cuando la chipa es más solicitada, si bien más tarde, a la hora de la merienda, los clientes regresan para nutrirse con una buena y caliente chipa so'o, la variedad rellena de carne picada.

De acuerdo con la vendedora, su media de ventas se sitúa en unas 50 chipas diarias, que incluye diversas variantes como la "argolla", con forma de rosquilla, y la chipa pirú, igual que la anterior pero más pequeña.

Las vendedoras, apostadas a ambos lados de la calle Palma y parte del paisaje urbano de ese punto del casco histórico de Asunción, se surten del producto en las muchas fábricas que abundan en la capital y en otras ciudades del interior.

Cada una de esas marcas tiene su propia identidad, en función de las fórmulas o "secretos" utilizados en su elaboración, dijo a Efe Sergio Rolón, vendedor de la popular cadena Doña Chipa.

El establecimiento, ubicado también en el centro de la capital paraguaya, vende unas 100 chipas al día, aunque Rolón reconoció que no se produjo un incremento de clientes por el Día Nacional de la Chipa.

La Cámara de Diputados del país suramericano aprobó en 2014 la celebración del Día Nacional de la Chipa y la elevó a la categoría de alimento nacional de Paraguay.

Algunos estudiosos ubican su origen en las Reducciones Jesuíticas, los pueblos para albergar a los nativos guaraníes establecidos por la orden de San Ignacio a partir del siglo XVII en Paraguay y partes de Brasil y Argentina.