5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
jueves 20 de octubre de 2016, 08:09

Astronauta chino cuenta en un diario sus experiencias en la órbita terrestre

El astronauta chino Jing Haipeng, quien actualmente orbita alrededor de la Tierra junto a su compañero Chen Dong dentro de la misión espacial Shenzhou-11, publica desde hoy sus impresiones en un diario a través de la agencia oficial Xinhua.

EFE

En su primer escrito, Jing, de 49 años y que viaja al espacio por tercera vez, subraya que él y Chen acabaron agotados el miércoles tras el acoplamiento de su cápsula con el laboratorio espacial chino Tiangong-2 para una estancia de un mes durante la que realizarán experimentos científicos y ensayos sobre la vida en el espacio.

"Realmente queremos ir a la cama, estuvimos tan ocupados con el acoplamiento y después con la entrada en el Tiangong 2 que no tuvimos tiempo para comer", relató el primer astronauta chino que publica desde el espacio sus experiencias diarias.

Jing explicó que él y Chen se alimentan sobre todo de alimentos precocinados o pequeños bocados, y que aunque en el día de ayer calentaron arroz y fideos, comidas básicas en la gastronomía china, olvidaron comerlos debido al mucho trabajo.

El Shenzhou-11 lleva a bordo más de 100 tipos de alimentos para los astronautas, más que en las cinco misiones espaciales tripuladas de China, ya que ésta será la más duradera en el tiempo (33 días).

En su diario, Jiang compara el primer laboratorio orbital chino, el Tiangong-1, con el actual Tiangong 2, subrayando que el actual "es mucho más confortable, perfecta en disposición, decoración y composición de los colores".

Jing subrayó que él y Chen, orbitando desde el espacio, echan mucho de menos sobre todo a otros pilotos de las Fuerzas Aéreas chinas con los que han compartido casi dos décadas de formación para poder ser astronautas.

"En los últimos 18 años hemos comido en la misma mesa, asistido a clase en la misma aula y jugado al baloncesto en la misma cancha", señala el cosmonauta chino.

"Nos queremos tanto como miembros de una misma familia, sé que estáis atentos, animándonos y trabajando por nosotros", aseguró.