30 de septiembre
Viernes
Tormentas
15°
25°
Sábado
Mayormente nublado
18°
31°
Domingo
Poco nublado con tormentas
18°
31°
Lunes
Chubascos
16°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 21 de septiembre de 2016, 02:00

Asaltan un camión de caudales y llevan todo el dinero transportado

Divididos en tres vehículos, una gavilla de asaltantes interceptaron a dos camiones transportadores de la empresa privada de seguridad Yrendagüe SA en Itacurubí de la Cordillera, y luego de un enfrentamiento a tiros, lograron alzarse con toda la suma de dinero que era transportada en uno de los camiones blindados.

El hecho se registró en la misma zona donde en el mes de marzo pasado también se asaltó un camión de caudales de la misma empresa de seguridad.

Los investigadores estiman que el botín alzado por los malvivientes ronda los 3.000 millones de guaraníes. Llamativamente, el atraco se da en un día donde se registraron varios cambios en la cúpula de la Policía Nacional.

El asalto se produjo ayer aproximadamente a las 17.30 sobre la ruta 2 Mariscal José Félix Estigarribia, a la altura del kilómetro 81, en la localidad de Itacurubí, en el Departamento de Cordillera.

atraco. Los dos camiones de caudales salieron de Ciudad del Este y transportaban valores con destino a Cordillera. También contaban con resguardo policial, ya que una patrullera estaba escoltando a los transportadores.

A la altura del kilómetro 81, sobre la ruta 2, los tres vehículos en que iban los asaltantes interceptaron a los camiones de caudales con disparos, logrando detener uno de los rodados, que contaba en su chapería 20 impactos de balas. Mientras que el otro no detuvo la marcha en el sitio. En ese momento, se inició un enfrentamiento a tiros donde no se registraron heridos. Una vez controlada la situación, los delincuentes se llevaron todas las bolsas donde estaban depositados los fajos de billetes, en la parte del baúl del camión de seguridad.

A pocos kilómetros del lugar, los policías encontraron abandonada una camioneta Chevrolet, tipo Blazer, color azul oscuro, que había sido usada por los malvivientes para perpetrar el golpe.

El rodado contaba con varios impactos de balas y en su interior varias vainillas servidas y el soporte para un arma punto 50, considerada de gruso calibre, cuyo proyectil puede penetrar blindaje y también derribar aviones.