25 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 16 de mayo de 2017, 02:00

Ante eventual renuncia de Peña, analistas anhelan un perfil técnico

Santiago Peña estaría cerca de abandonar el Ministerio de Hacienda para entrar de lleno a la lucha por la presidencia de la República. Analistas económicos aseguran que se necesitará a un técnico como ministro.

De cara a la eventualidad de que podría concretarse esta semana el posible alejamiento de Santiago Peña del Ministerio de Hacienda, para introducirse de lleno a la arena política, analistas de distintas vertientes plasmaron su parecer sobre lo que podría darse como escenario y las prioridades que debe perseguir quien vaya a reemplazarle en el cargo.

Como se trata de una cartera fundamental en la administración del Estado, consultamos acerca de hipotéticos impactos o de cómo se podría llegar a buen puerto al finalizar la presente administración del país. En general, la coincidencia de los expertos es que el futuro ministro de Hacienda se debe concentrar en continuar la estabilidad macroeconómica, realizar un buen control de los gastos y sostener un ritmo creciente de recaudaciones.

Por supuesto que el perfil técnico, más que el político, es el anhelo de los referentes consultados, atendiendo que desde el 2003 los gobiernos se embarcaron en reordenar las finanzas públicas con funcionarios entendidos en la materia.

Para el especialista Amílcar Ferreira, lo más importante es que el jefe del fisco debe ser una persona que acompañe la política actual del Gobierno, más allá del juicio de valor que se pueda tener de algunos sectores.

"El marco de la Ley de Responsabilidad Fiscal será importante, ya que gran parte del empresariado y la comunidad de negocios verán con buenos ojos que la persona se comprometa con el cumplimiento de la normativa, y que no se amplíen los gastos corrientes, ya que en todo año electoral tienden a generar un desequilibrio", expresó.

Con relación al posible impacto que pueda causar un cambio de liderazgo en la cartera fiscal, Ferreira dijo esperar que ello no suceda, enfatizando en que ya no importa quién esté al frente, sino que las políticas continúen, principalmente las de largo plazo. "Paraguay hizo una clara apuesta por un manejo macroeconómico prudente sin exceso, lo único variable sería el déficit fiscal, pero que aún se mantiene en general acotado por la Ley de Responsabilidad Fiscal", dijo.

Para el entendido, Ramón Ramírez, viceministro de Administración Financiera, resulta una figura interesante para ocupar el cargo, ya que conoce muy bien el ambiente y viene trabajando desde hace varias administraciones anteriores.

ALTO DÉFICIT. La coyuntura fiscal del momento preocupó, a su vez, al economista Luis Rojas, de la Sociedad de Economía Política del Paraguay (Seppy), para quien existe un déficit fiscal recurrente anual, que conlleva un endeudamiento acelerado. En consecuencia, el que llegue eventualmente a reemplazar al actual ministro de Hacienda debe –a su criterio– priorizar la reversión de ese déficit por medio de la reducción de la evasión fiscal y el reajuste de algunos tributos.

Citó puntualmente al Iragro, ya que hay sectores a los que considera aún privilegiados y con bajo aporte tributario: "Las mejoras en el ámbito social solo serán posibles por el lado de un ajuste en términos de tasas de algunos impuestos", refirió.

No obstante, consideró que difícilmente el Gobierno actual se enfoque en esos aspectos, ya que hasta ahora no se inclinó por revertirlos y la recta final de la administración es inminente, con poca inversión social.

Referente a algún impacto que se tenga, toda vez que se concrete el alejamiento de Peña de Hacienda, dijo que esencialmente no lo habría, ya que se seguirá teniendo el mismo rumbo de mantener la estabilidad macroeconómica.