26 de marzo
Domingo
Tormentas
22°
29°
Lunes
Tormentas
21°
29°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Miércoles
Despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 10 de enero de 2017, 02:00

Alcoholizados y motociclistas son todo un drama en Capiatá

El expendio de bebidas alcohólicas a automovilistas y motociclistas en algunas estaciones de servicio de la ciudad de Capiatá, ubicadas sobre la ruta 2, está tratando de ser erradicado por la Municipalidad local, por el peligro que representa para la seguridad en la vía pública.

En el Municipio alegan que en la zona urbana de la ciudad lograron reducir la situación irregular de los motociclistas, que circulaban sin cascos, sin habilitaciones de sus rodados y con roncadores, mediante un mayor control por parte de los agentes de tránsito. Pero persiste el problema en dos servicentros ubicados sobre la ruta 2, zona Aratirí.

La presencia de vehículos y motocicletas con conductores alcoholizados es un viejo problema en ese sector de Capiatá que aún no se pudo erradicar.

El intendente municipal Luis Fernando González explicó que semanas atrás hubo una intervención conjunta con la Patrulla Caminera y la Policía Nacional en las dos estaciones de servicio, y luego volvió la tranquilidad en esos sitios. “Ahora vimos que de nuevo están aglomerándose y creando disturbios. Ya tendremos que accionar contra esos locales comerciales a través del Juzgado de Faltas Municipales, porque todo sucede debido a que los responsables de estos servicentros permiten la permanencia. En otros locales similares de la ciudad no permiten la aglomeración para beber y crear ruido”, apuntó la autoridad municipal.

CASCOS Y RONCADORES. González mencionó que en los últimos meses intensificaron los controles dentro de la ciudad, en especial hacia los motociclistas. “Estamos viendo resultados de la intensificación de estas verificaciones, porque anteriormente un altísimo porcentaje circulaba sin la protección del casco y ahora ya lo emplean en la zona urbana”, indicó.

En cuanto a la concentración de motociclistas, sus carreras y los fuertes ruidos que ocasionan con los roncadores, González indicó que por lo menos dentro del área urbana lograron combatir este problema.

“Estas motos con sus roncadores ya no están por las zonas urbanas de la ciudad donde se ubicaban, ni al costado de la ciclovía, donde creaban problemas al vecindario. Sabemos que ahora a la noche algunos salen con sus roncadores por otros sitios”, acotó.