24 de febrero
Viernes
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Sábado
Parcialmente nublado con chubascos
23°
32°
Domingo
Mayormente nublado
23°
34°
Lunes
Mayormente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 11 de enero de 2017, 02:00

Aire acondicionado muy frío puede ser letal para bebés

Un aliado que puede convertirse en enemigo. El cada vez mayor uso del aire acondicionado para combatir las altas temperaturas puede tener consecuencias nefastas en la salud, sobre todo en los más pequeños. “El uso de aire acondicionado está claramente asociado al estrés térmico en los niños menores de seis meses y un año de edad. Al tener una temperatura muy diferente a la ambiental ellos deben gastar más calorías para regular la suya”, explica el director del Hospital Pediátrico Acosta Ñu, doctor Pío Alfieri.

Pero no solamente ese tipo de estrés puede generar el uso de un aire muy frío en los lactantes. También existe el riesgo de muerte súbita. “No se recomienda el uso en los primeros 15 a 30 días de vida. El síndrome de muerte súbita en la cuna está relacionado también con mucho abrigo o temperaturas ambientales muy elevadas o muy frías. Lo ideal es que el aire acondicionado se mantenga alrededor de los 24 grados”, refiere el Dr. Alfieri enfatizando que los cuidados deben extremarse en el primer mes de vida del bebé.

Otras consecuencias. El director del Pediátrico Acosta Ñu comenta que son muchas las consultas sobre afecciones derivadas del uso excesivo del aire acondicionado. A los problemas que ya señaló, suman las congestiones, trastornos de sueño, dolores de garganta, etc. Alfieri agrega que si la temperatura del aparato se regula en lo recomendado, no se registrarán los problemas de salud que menciona. Recomienda también que los niños no deben estar todo el día en una habitación con aire, sino salir al exterior.

Adultos. Con respecto a la consecuencia en la salud de los mayores, señala que en los países del primer mundo se está empezando a regular su temperatura. Explica que en las personas mayores, una temperatura que supere los diez grados de la que circunda en el exterior puede afectar a la presión arterial.

“Lo que hace el aire acondicionado es exactamente al revés de lo que necesitamos para tener buena salud. El aire tiene que llegar caliente y húmedo al pulmón. En cambio lo que hace el acondicionador es enfriar y secar. Por eso la sensación de comodidad queda en la nada”, explica.

Embed