24 feb. 2024

Villa Elisa: Ganaban contratos coimeros y familiar de candidato

La gestión del ex intendente de Villa Elisa, Ricardo Estigarribia, hoy precandidato a gobernador dentro de la Concertación Nacional, es cuestionada por varios colectivos ciudadanos. Dentro de la Contraloría Ciudadana, brindaron datos que contradicen al supuesto apego del liberal llanista a la transparencia.

Uno de los datos que llaman la atención a los que se accede de manera pública a través de la página de Contrataciones Públicas, es que meses atrás la gestión de Estigarribia dio cabida al concurso para reparación de plazas a un ex funcionario de Contraloría que fuera denunciado por coimero y procesado por este hecho.

Así, Rolando Amarilla Servián firmó contrato en julio de este año con el Municipio para la Construcción de la Plaza Saludable del barrio Arroyo Seco por G. 159 millones aproximadamente.

Amarilla Servián tiene un historial de haber sido protagonista de un pedido de coima en 2011, que fue filmado y grabado, a la entonces autoridad del Impro lo cuál le valió la apertura de un proceso. Aún así, la gestión de Estigarribia se inclinó por otorgar el contrato al citado individuo este año.

Los vecinos además registran una serie de irregularidades supuestas cometidas en procesos de compras. El más llamativo es que la comuna gastó hasta G. 311 millones en 2019 para materiales de impresión (tóner, tinta). El mismo proceso tuvo como beneficiario a la empresa que estaría ligada al actual intendente, Sergio Estigarribia (hermano de Ricardo), por medio de su esposa, entonces cuñada del precandidato a gobernador.

A las denuncias que obran en su contra, en noviembre se añadió otra denuncia por presunto daño patrimonial que realizó el edil colorado Carlos Gamarra.

En relación a ello, Estigarribia había dicho que se trata de un resentido y que tiene tinte político.

El diputado Édgar Acosta dijo que su oponente para Central no puede explicar lo que tiene. “No es posible el poderío económico que demuestra, jamás estará de acuerdo con el ingreso que tiene un intendente”, señaló.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.