Mundo

Toque de queda ante un virus cada vez más descontrolado en Europa

Estas medidas gubernamentales quieren evitar un reconfinamiento generalizado en Europa, donde ya se superaron los siete millones de contagios y las 247.000 muertes.

Los habitantes de París tendrán que respetar un toque de queda desde ayer para intentar frenar una pandemia que avanza de forma descontrolada en Europa y obliga a adoptar restricciones en otros países como España, donde todos los bares de Cataluña cerraron el jueves durante 15 días.

La situación también es crítica en Alemania, un país considerado ejemplar en su gestión de la primera ola, que ve cómo los contagios aumentan significativamente.

Ayer, un tribunal de Berlín anuló la obligación de que los bares y restaurantes de la capital alemana cierren entre las 23.00 y las 06.00, por considerarla desproporcionada y estimar además que no era evidente que ayude a luchar contra la pandemia. La Justicia alemana había sido solicitada por una decena de propietarios de bares y restaurantes, que se sienten especialmente perjudicados por las medidas decretadas por el Gobierno.

La misma indignación y frustración del gremio de la restauración y el ocio se respira en París o Barcelona.

“¿Quién se va a hacer cargo de los salarios de estos quince días? ¿Quién se va a hacer cargo del alquiler? Evidentemente si no trabajas difícilmente puedas cumplir, por lo tanto, esto va a ser una espiral”, declaró Julio Rodríguez, de 67 años, propietario de una pizzería en Barcelona.

Como él, numerosos propietarios catalanes se mostraban desesperados ante la catástrofe económica que supondrá este cierre de dos semanas, que entró en vigor el jueves. “Las terrazas no tienen la culpa del incremento de casos”, se quejó por su parte Curro Royo, camarero de 43 años.

VOLVER A MARZO. En Francia, el toque de queda que obligará a que la vida se paralice entre las 21.00 y las 06.00 durará al menos un mes y afectará a alrededor de 20 millones de personas en París y otras ocho ciudades, como Marsella o Lille. Solo se podrá circular en casos excepcionales en los que será necesaria una autorización y si se comete una infracción se deberá pagar una multa de 135 euros (160 dólares). En las últimas 24 horas, Francia contabilizó 30.000 nuevos casos de coronavirus y 88 muertes.

“Es aterrador. Siento que vuelvo a marzo”, resumió Hocine Saal, jefe del servicio de emergencia del hospital de Montreuil, a las afueras de París. Estas medidas gubernamentales quieren evitar un reconfinamiento generalizado en Europa, donde ya se superaron los 7 millones de contagios y las 247.000 muertes.

En la mayor restricción a la vida privada impuesta actualmente en Europa, los nueve millones de habitantes de Londres no podrán reunirse con familiares y amigos en espacios cerrados a partir de hoy.

En Irlanda del Norte entrarán en vigor nuevas medidas a partir de las 18.00 del viernes, que incluyen el cierre de pubs y restaurantes durante cuatro semanas.

La cumbre europea celebrada jueves y viernes en Bruselas, en la que al menos dos dirigentes tuvieron que abandonar precipitadamente el encuentro para iniciar una cuarentena, mostró que por ahora las reuniones internacionales presenciales no son una buena idea.

Dejá tu comentario