Economía

SET apunta a reducir exoneraciones fiscales en busca de ingresos extras

Tributación rechaza suba de impuestos en este contexto y arrancó revisión de las exenciones con el fin de obtener fondos adicionales. Solo en 2020, Fisco dejará de recaudar USD 588 millones.

La recaudación de impuestos está duramente golpeada por la crisis generada a partir del coronavirus y el Ministerio de Hacienda está pensando en nuevas estrategias en busca de generar recursos adicionales para financiar las urgencias sanitarias y económicas.

El viceministro de Tributación, Óscar Orué, informó ayer que el Gobierno Nacional está en proceso de revisión de las elevadas exoneraciones que otorga anualmente el Fisco al sector privado y redireccionar esos recursos a las áreas prioritarias.

El Fisco prevé exonerar impuestos por G. 3,7 billones (USD 588 millones) este año, de acuerdo con el Presupuesto 2020. El gasto tributario no solo se mantiene dentro del plan de gastos, sino que se estima que crecerá en USD 20 millones en comparación con el 2019 (ver la infografía).

El subsecretario de Estado recalcó que la postura oficial es que en este momento no es oportuno hablar de una suba de tributos por la dura realidad de miles de empresas, por lo que el otro camino es pensar en una reducción de los incentivos fiscales, en un país de baja presión tributaria y nulo ahorro fiscal.

Subrayó que lo primero es analizar si estas exoneraciones tuvieron resultados positivos en inversión; es decir, si posibilitaron la instalación masiva de industrias o generaron fuentes de trabajo. En ese sentido, citó que en los impuestos de renta (IRP e Iracis) se prevé dejar de recaudar cerca de USD 80 millones por deducciones permitidas.

“Vamos a analizar con el Equipo Económico si es conveniente, porque el horno no está para bollos. Tenemos que ver alternativas desde el punto de vista fiscal”, expresó.

No quiso estimar en cuánto pretenden recortar, pero afirmó que debe ser gradual y no afectar a quienes ya se acogieron a los incentivos. “Primero está la decisión económica, pero después viene la decisión política”, acotó.

PROMESA DE GOBIERNO. La administración de Mario Abdo Benítez, al asumir en agosto de 2018, había anunciado que iniciaría un proceso de revisión de las exoneraciones, ya que muchas de ellas beneficiaban a grupos económicos de alto nivel adquisitivo o se convertían en beneficios eternos.

En ese sentido, en la reforma tributaria del año pasado se eliminaron una serie de deducciones en IRP y en el IVA agroexportador, aunque estos cambios impactarían recién en el Presupuesto 2021, según las previsiones.

En nuestro país, según el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), existen actualmente alrededor de 64 incentivos o beneficios que tienen como fin reducir la carga impositiva para diversos sectores económicos, principalmente sobre el IVA y los impuestos a la renta (IRP e Iracis).

Embed


No habrá una cacería de brujas, afirmó viceministro
El subsecretario de Estado también se refirió a los miles de trabajadores que operan en la informalidad y la presión para aumentar la base tributaria.
Garantizó que no habrá una cacería debido a la difícil situación y resaltó que insistirán en el registro de los mismos al sector formal mediante incentivos en el Simple y Resimple. En el mismo sentido, aseguró que la idea tampoco es cargarle más al sector formal, por lo que lanzarán en estos días planes de fraccionamiento para los pagos del IVA, aunque no descartan aplicar el mismo mecanismo para el Iracis y el Iragro.

Dejá tu comentario