Interior

Se construye réplica de estación de trenes en Encarnación

Por Óscar Bogado y Raúl Cortese

Encarnación

Después de varios años de incertidumbre, se iniciaron los trabajos para la reconstrucción de la estación de trenes de la ciudad de Encarnación, en Itapúa. El objetivo es edificarla con los elementos antiguos rescatados y otros nuevos que se irán incorporando en distintas áreas.

El tiempo estimado para la culminación de la obra es de cuatro meses. Los trabajos estarán a cargo del Consorcio Paraguayo Costero, que es la empresa contratada por la Entidad Binacional Yacyretá (EBY). Mientras que técnicos encarnacenos fueron designados por la Dirección de Patrimonios Históricos del Paraguay, para que sean los fiscalizadores del proceso de reconstrucción de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

La réplica de la estación de trenes de Encarnación estará ubicada entre las avenidas Gaspar Rodríguez de Francia y la Costanera República del Paraguay, a pocos metros de la playa San José. Una vez culminada formará parte de un circuito turístico que será una gran atracción para los visitantes. “Estamos en plena ejecución de la construcción del nuevo emplazamiento de la estación. Los trabajos se encuadrarán dentro de un proyecto donde se detallan los mecanismos a ser utilizados para la reconstrucción. Hay un protocolo donde está expresamente cómo deben ir los ladrillos que en su momento fueron rescatados del sitio original”, destacó la arquitecta Mirian Morínigo, fiscalizadora de las obras.

Dijo que la intención es que el edificio sea, lo más exacto posible, el reflejo de la estación que se había desmantelado. “Tenemos todos los planos y los detalles de cómo tiene que ser tratada la mampostería para que sea la réplica”, señaló Morínigo.

Según los técnicos, el objetivo es rescatar no solo la parte original del edificio en su interior, sino también en el exterior, de tal forma a recuperar la imagen histórica del lugar.

“Por dentro se van a hacer algunas readecuaciones, de tal forma a exponer una imagen diferente sin perder la rica historia que pueden transmitir las viejas estaciones de trenes en el país”, expresó.

Entre los objetivos figura que el lugar sea autosustentable, es decir, que pueda generar ingresos económicos. Con esta postura no se pretende dar una imagen de un museo, sino que haya un flujo comercial.

La vieja estación de ferrocarril fue construida a principios del siglo XX y marcó un hito en el desarrollo económico y social de la región. Era un monumento histórico y patrimonio cultural nacional, que estaba protegido por la Ley 946/82 y la Ordenanza Municipal 82/2007.

Dejá tu comentario