Política

Sandra Quiñónez abre investigación y no detectan denuncia contra Salum

La fiscala general, en el ojo de la tormenta, ordenó que se abra una carpeta luego de que se la acusó de beneficiar al empresario para evadir la cuarentena mediante un certificado médico.

La fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, dispuso ayer la apertura de una investigación contra el empresario Karim Salum Penayo, por incumplimiento del aislamiento, luego de ser apuntada de haber permitido al empresario cumplir su cuarentena en su domicilio.

“En atención a una información policial sobre supuesta violación de cuarentena sanitaria donde señalan que el señor Karim Salum habría violado la cuarentena se ha dispuesto la apertura de una investigación penal”, refirió la titular del Ministerio Público en su cuenta de Twitter.

Este hecho se da luego de que 158 compatriotas repatriados hayan regresado el miércoles al país desde Miami, Estados Unidos.

La mayoría de los connacionales fueron llevados a dos albergues dispuestos por el Ministerio de Salud para cumplir obligatoria cuarentena como medida para prevenir la propagación del Covid-19.

Entre los recién llegados estuvo Salum, a quien se le permitió guardar aislamiento en su domicilio, tras presentar un certificado médico a las autoridades encargadas de hacer cumplir los protocolos a los llegados al país.

Supuestamente, el documento fue enviado por Sandra Quiñónez, según expresaron desde el Gobierno; sin embargo, la fiscala Teresa Sosa, quien intervino en el caso, desmintió rotundamente haber recibido órdenes de su superior. “Yo no recibí ningún pedido en forma directa de la fiscala general del Estado. A mí me informaron de que estas eran las personas (los excluidos) que iban a tener ese trato y obré en consecuencia”, explicó Sosa.

Agregó que se le comunicó del pedido a través de Bernardino González, quien presuntamente le pasó el diagnóstico por WhatsApp.

“Fui informada de una serie de personas que no iban a ir a los dos albergues; entre estas personas estaba este señor (Salum) debido a un certificado médico en que se aconsejaba que no vaya al albergue, sino en un domicilio particular”. refirió.

Según sus declaraciones, se consultó el caso con los médicos del Ministerio de Salud que acompañaban el procedimiento y dieron el visto bueno. Señaló que las personas excluidas fueron las que tenían enfermedades de base, algún cuadro respiratorio o las que dieron positivo al Covid-19. Estas personas tuvieron un destino diferente al albergue, para cumplir con la cuarentena.

NO HAY DENUNCIA. Lo llamativo del caso es que la fiscala Teresa Sosa, para iniciar la investigación, fue a la Comisaría 9ª y constató que no hay denuncia alguna contra Karim Salum por haber violado el aislamiento sanitario.

Desde el Ministerio Público afirmaron que la intervención policial habría sido realizada a raíz de una supuesta denuncia de violación de cuarentena sanitaria y a los fines del cumplimiento de las medidas sanitarias.

La representante de la Fiscalía solicitó constancias, cuadernos de novedades y el libro de acta sobre la denuncia, pero no se encontró registro de la denuncia ni por comunicación telefónica.

Efectivos de la comisaría, sin embargo, afirmaron haber ido hasta la vivienda del empresario y le pidieron que los acompañe para ser derivado a un albergue, ya que recibieron esa orden porque habría incumplido la cuarentena.

Según el reporte del Ministerio Público, los oficiales tampoco habrían comunicado el procedimiento.

La fiscala solicitó que se le dé un informe escrito sobre esa intervención, lo cual ya le entregaron y proseguirán la investigación de la causa.

Fue inclusive hasta el Ministerio de Defensa Nacional, en donde el secretario descartó que el certificado médico haya sido acercado por la fiscala general.

Sosa hizo pedido de la copia original del certificado médico de Salum, y también la descripción de lo que se realizó desde la Coordinación Interinstitucional.

Dejá tu comentario