Deportes

Punto que vale

 

Guaraní sacó un punto ante Palmeiras, un rival encumbrado, líder del grupo que llegaba con sus tres partidos ganados. Quizá, el Cacique quedó con el sinsabor de haber estado más cerca del triunfo. El juego fue bastante estudiado. En el primer tiempo ninguno de los dos pasó por sustos ni miedo que hicieran temblar al hincha sentado ante la tevé, pero fue el Aborigen el que más se animó. Preferentemente eligió el sector izquierdo para explotar la habilidad de Merlini, pero no resultaba fácil superar el muro llamados Felipe Melo y el capitán, Gómez, dos que meten miedo. Un par de disparos (uno al palo) revelaron la mayor ambición aurinegra.

En la complementaria siguió el paso hasta conservador, como que el empate estaba bien, hasta que el Legendario mostró los dientes. Morel volvió a asomarse al área y obligó al lucimiento de Weverton. Con el ingreso de Cecilio Guaraní acarició el gol, como también el Timão tuvo su réplica, pero el grito de gol volvió a atorarse en la garganta para dejar la sensación de que el partido fue menos de lo esperado.

Dejá tu comentario