Sucesos

Procesan a tres alemanes por muerte de científico y su hija

 

Tres ciudadanos alemanes fueron procesados por la fiscala Sandra Ledesma por el doble homicidio del científico alemán Bernard Raymond Bredow (62) y su hija de 15 años en la ciudad de Itauguá. Fueron detenidos el martes pasado y se apunta que el trasfondo del crimen fue el robo de valiosos violines.

Se presentó imputación contra Stephen Jörg Messing Darchinger (51), Yves Asriel Spartacus Steinmetz (60) y Volker Grannass (58), por homicidio.

Bernard, quien se dedicaba a la restauración de violines antiguos y en su país era un conocido arqueólogo, fue torturado antes de ser asesinado con un disparo de arma de fuego.

Los investigadores sospechan que el trasfondo es que querían una caja fuerte, que se encontraba en uno de los contenedores que estaba dentro de la propiedad.

DETENIDOS. El martes pasado fueron detenidos los tres alemanes, cuando se hicieron allanamientos para dar con las causales del terrible episodio.

La fiscala Sandra Ledesma, junto con la comitiva que la acompañó, encontró cuatro violines de 1700 y 1800 en la casa de uno de ellos, quien supuestamente llevó para resguardar esos instrumentos cuando Bernard viajó.

La fiscala había mencionado días atrás a los medios de prensa que se cree que el día del asesinato estas personas buscaban los certificados de autenticidad de esos instrumentos, ya que con esos documentos los violines tendrían un valor millonario.

El Ministerio Público ya solicitó los movimientos migratorios y el cruce de llamadas de los ciudadanos alemanes.

Por su parte, Stephen, uno de los procesados, negó en comunicación con NPY estar involucrado en el asesinato y que era muy cercano al científico. Él fue quien dio aviso a las autoridades del hallazgo de los cuerpos.

FALLECIDOS. El 22 de octubre fueron encontrados sin vida Bernard y su hija.

Él tenía una herida de arma en la nuca con salida en el cuello. Contaba con signos de haber sido golpeado y torturado, ya que presentaba hematomas en la cara y alrededor del ojo.

Dejá tu comentario