22 jun. 2024

No habrá mandioca en el campo por ataque de plagas

La prolongada sequía y el ingreso de plagas arruinaron este año cultivos de autoconsumo y, en especial, los de la mandioca, producto infaltable en las mesas de las familias campesinas.

La mandioca es el tubérculo que ocupa la alimentación básica de las familias rurales. Sin embargo, este año no habrá producción, así como otros productos de autoconsumo como el poroto y maíz, por consecuencia de la sequía y ataque de una plaga identificada como mosca blanca.

Don Graciano Alfonso, poblador de Jhugua Rivas Boquerón, distrito de Loreto, es un agricultor de 82 años y presagia que habrá hambre en el sector, mostrando cómo quedaron en ruinas sus cultivos de mandioca.

“Nadie tiene mandioca y los otros cultivos no se desarrollan, este año puede haber hambre en muchas familias”, señaló.

El secretario de Agricultura de la Gobernación, Ing. Adriano Muñoz, indicó que hay una plaga identificada como mosca blanca que ataca directamente a los cultivos de la mandioca y que sumado a la sequía hizo perder las plantaciones a nivel departamental.

Dijo que se puede combatir con productos orgánicos derivados del humo del carbón, a más de otros productos caseros como frutos del paraíso. Hasta el momento no hay alguna coordinación interinstitucional que pudiera combatir con seriedad la grave situación que se vive en el campo.

Esta situación que se evidencia en las plantaciones de mandioca tanto de Concepción, ahora afectadas por esta plaga, así como de las de otras zonas del país, que fueron afectadas por la extensa sequía de los meses pasados, contribuyen a que casi no haya el producto en existencia en los mercados y supermercados de la zona central del país, y cuyo precio lo convierte en un alimento incomprable.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.