Interior

Ñeembucú: Preocupa la basura patológica

 

Las imágenes de enormes montículos de basura con hombres y mujeres hurgando entre los desechos son un hecho que se observa en todas las ciudades. Esta difícil situación ha aumentado la presión internacional respecto de los problemas ambientales y de salud pública de esos peligrosos sitios.

A diferencia de los rellenos sanitarios, los vertederos a cielo abierto no están diseñados para proteger el medioambiente y la salud humana. Sin embargo, existe un gran problema: la solución a los vertederos no suele contemplar el hecho de que estos son esenciales para la supervivencia económica de las recicladoras y recicladores.

Los vertederos suponen diversos riesgos ambientales y humanos, pero, antes de cerrarlos, es necesario tener en cuenta a las trabajadoras y trabajadores que se ganan la vida separando, clasificando y vendiendo la basura, contribuyendo así con el reciclaje.

Los trabajadores del vertedero municipal solicitan el desecho adecuado de residuos peligrosos. Piden a las veterinarias que busquen la manera de tirar correctamente sus residuos peligrosos. Señalan que observan que llegan a este lugar sus residuos. Resaltan que esto pone en peligro la salud de los recicladores y recolectores. Las 25 personas que activan en el Vertedero Municipal de Pilar arriesgan sus vidas, ante el inadecuado manejo de los productos que son depositados en el sitio. Lucía Cardozo manifestó su preocupación y de los que trabajan en el vertedero, remarcando el inadecuado manejo de los productos. JJB

Dejá tu comentario