27 may. 2024

Luz, cámara, ¡a jugar!
Tras los pasos de las pequeñas estrellas de la tevé nacional

Recibimos la visita de Melany Wenninger, Lucero Caballero y Sara Álvarez, las pequeñas actrices que protagonizaron el primer capítulo de la serie del momento. En una amena entrevista, nos contaron su experiencia antes, durante y después del gran estreno.

niñas actrices_DSC_1690_45427434.jpg

La entrevista más divertida del mes (y me atrevo a afirmar: en lo que va del año) tuvo como protagonistas a quienes conquistaron el corazón de más de 200.000 paraguayos y paraguayas con la serie del momento, que aún no deja de dar de qué hablar.

Nuestra tapa del Día de las Infancias la ocupan quienes protagonizaron, con su talento, el primer episodio de Marilina: Atreverse a soñar. En esta nota jugamos, comimos de Burger King y tomamos juguito de durazno. Nos encantó charlar, nos despedimos con un abrazo y, ahora, el equipo de Pausa tiene tres sobrinas pyahu.

Ellas son Melany Wenninger (9), que fungió de la niña Marilina Bogado; Lucero Abigail Caballero Aguayo (9), que hace de la hermana de la protagonista, Mariela; y Sara Aramí Álvarez Bresanovich (12), que encarna a la antagonista de la cantante, Patricia Sánchez.

Lea más notas en la web de la revista Pausa

Melody es casi una influencer. En su página de Facebook Melany Wenninger Paraguayita Juky, la pequeña cantante y actriz cautiva a casi 250.000 seguidores y busca siempre entregar un mensaje. Su contenido varía entre videos que hace para divertirse, fotos graciosas e información de valor sobre la cultura nacional.

Lucero, por su parte, ya empezó una carrera artística profesional. No se define a sí misma como actriz, pero sorprendió a más de uno con su actuación. Es bailarina y cantante, lo que trae de familia, pero además practica fútbol. Considera que el balón es una pasión y nos lo demostró con una excelente presentación de picadita con globos.

Según nos contó su tío Alberto, el “tío Mario” de la vida real, ella decidió motu proprio hablar solamente en guaraní desde los tres años. Con voz tímida y despacito, nos preguntó si podía usar nuestra lengua oficial en la entrevista. ¡Faltaba más! Y así nos respondió las preguntas, con un tono mucho más seguro.

En cambio, Sarita es cantante, ya transitó la mitad de la carrera de profesorado de Danza y, además de la escuela, se dedica a la actuación y al patinaje artístico. Entre sus intereses está el teatro musical, y se considera a sí misma una atleta. Representó a Patricia Sánchez, un personaje que impuso tendencias y la desafió como actriz.

El desafío de las dos primeras fue distinto: lidiaron con muchos días de rodaje y las constantes lluvias no facilitaron el proceso. De todas maneras, sacaron lo mejor de la experiencia. Todas coinciden en que lograron hacer excelentes amistades y se llevan una gran vivencia.

Estas tres pequeñas reavivaron la llama de la tevé paraguaya con su maravillosa performance en el primer capítulo. Sus frases icónicas en guaraní, la maldad de Patricia y la burla de las hermanas quedaron grabadas en nuestras memorias.

Cada una cuenta con un estilo propio y una trayectoria. Como dicen sus padres (y un tío): “Ellas ya tenían un perfil artístico, con la serie lograron un lugar para demostrar su potencial”. Para las pequeñas, el proceso llevó mucho esfuerzo y todo comenzó en el casting. Mejor, que nos cuenten en primera persona.

¿Cómo se enteraron del casting?

Lucero Caballero (LC): - Ha che tio Alberto odispara he’i chéve: “Nderehoséi pio la casting”. Ha che ha’e chupe: “Sí, jahamína japrobá, ikatu mba’e jaike hína”. Upérire roho, che tio ha doctor Víctor [un amigo de la familia que ofició de chofer]. Roguahê, rohecha la fila ha ore ro’e: “Ko’âiko la casting Marilina pe guara”. ¡Ipukueterei la fila! Ha upéma opyta la che tio oformá. Che ahajey ake [risas]. Ndapytamo’âiete voi.

Lea más notas en www.pausa.com.py

Melany Wenninger (MW): - Y todo comenzó un día, obviamente. Estaba mirando mi página de Facebook y muchas personas me mencionaron en una publicación. Era la foto del casting y tenía varios comentarios que decían: “Andá, probá, animate, yo tengo fe en vos”. Mi mamá me preguntó si quería y le dije: “Sí, voy a entrar, voy a atreverme a soñar como dice el título de la serie, porque si algo sale va a ser una linda oportunidad”. Cuando fui, la cola era larguísima y estuvimos parados mucho tiempo, se peló todo mi pie por mi sandalia y después le pusimos curita.

Sara Álvarez (SA): - Mamá me mandó un link de un video y era para el casting de Marilina. Yo me emocioné al comienzo del video, pero después decía en los requisitos “manejo perfecto del idioma guaraní”. Ahí dije que no iba a poder. Mi mamá me encontró llorando y me preguntó qué pasó. “Yo no sé hablar guaraní, de balde me voy a ir”, le dije. Ella me explicó cómo es, que va a haber mucha gente, pero que si yo quiero tengo que intentar al menos. Y me decidí. Mi hermana también hizo el casting y nos turnábamos para hacer la fila. Fue muy divertido, conocí un montón de gente, llevaban sus guitarras y cantaban. Nunca me voy a olvidar de que 252 era mi número.

Los tíos Tana, Juanca y Güeyo (Sebastián Argüello), que dirigieron la serie, primero eligieron a los actores y después recién se dijo quién iba a hacer cuál personaje. ¿Cómo fue para ustedes, Melany y Lucero, enterarse de que eran protagonistas?

MW: - Me quedé en shock. Cuando fuimos preseleccionadas, era como: “Mirá, tengo papel, estoy muy emocionada”. Estaba en la casa de mi abuela, y mi papá recibió una llamada que era para mí. Mi corazón latía a mil. Escuchaba “tuc, tuc, tuc”. Me da ansiedad la sorpresa. Cuando me dijeron: "¡Tenés el papel de Marilina chica!”, quedé helada, se me cayó una lagrimita. Después recién fue como que me desperté y grité de felicidad.

LC: - Che aguapy la sofápe. Che tio he’i cheve: “Jaha jey”. Che tio ndomombe’úiti cheve la che papel mba’étapa. Roguahe ha: “Nde Mariela”, he’i chéve hikuái. ¡Nde tavy! Avy’aiterei, avy’aiterei, ndaikatui ajapo mba’eve porque heta gente oî pépe. Al final, rosapukái.

Y Sari, contanos un poco cómo te sentiste al hacer el papel de “mala”.

SA: - Emocionada, porque desde muy chiquitita quise hacer el papel de mala, me llamaba la atención. Justo encontramos una foto con mamá de cuando me disfracé de Maléfica (risas) y posé así con cara de malvada luego. Antonella, de Patito Feo, me encanta. Me contaron que iba a ser Patricia, me acuerdo muy bien que fue en el Día del Niño; el 16 de agosto al mediodía a mí me llamaron. Me dijeron: “Le tenemos un regalo a Sarita por el Día del Niño, quedaste en el elenco de Marilina”. Ahí festejamos, festejamos, festejamos. Y después dijeron el papel, Patricia; más todavía festejamos. Me gustó mucho ese personaje, nos divertimos muchísimo, aunque claro que costó.

Cuando hay alguna compañerita o compañerito que es malo, yo me defiendo. Hice eso mucho más exagerado para que sea mala y, bueno, la verdad, fue todo lo contrario a lo que yo soy. No le molesto a nadie y ayudo siempre que puedo. Y otra cosa que me costó es la parte de traducir el guión a guaraní solitos, o sea, nos daban en español y nuestra parte teníamos que cambiar. En el colegio lo que hablábamos guaraní y en mi familia no tanto, yo nací en España y desde muy chiquitita no hablé.

Las jornadas de grabación suelen ser muy agotadoras, me contaron que su estadía por acá hasta se tuvo que alargar por las lluvias. Con todo eso, ¿qué tal fueron sus experiencias en el set?

MW: - Mis directores y los productores son unos amores de personas. Me cuidaron y me sentí parte de la familia, me alegré demasiado con ellos. Luego, cuando llegué a mi casa ya les buscaba, les extrañaba. Les quiero mucho y les agradezco por su paciencia y todo eso. ¡Los días de grabación fueron increíbles!

Tuvimos días en los que nos tocaba desde las 6.00 de la tarde hasta las 6.00 de la mañana, ese horario costaba. Fue la escena del quinceaños, cuando estábamos con Sari. Cada tanto venían corriendo a taparme y cuando podíamos dormíamos un ratito en un colchoncito.

SA: - Sí, la verdad es que los tíos de producción nos demostraron cariño siempre. Nos apoyaban mucho, nos ayudaron a practicar, nos traían abrigos, mantas y, si nos pasaba algo o nos faltaba, ellos rápido solucionaban para que podamos estar cómodas y bien. Con Melany nos turnábamos para dormir, nos daban una o dos horitas para descansar y después otra vez teníamos que grabar. Venían y con mucho amor nos despertaban.

¿Alguna anécdota que no van a olvidar?

MW: - Justo ese día de la escena del quinceaños pasó algo. Yo quería desde hace tiempo el álbum del Mundial y decían que un restaurante de hamburguesas te regalaba. Ese día nos preguntaron qué queríamos cenar y dijimos que algo de ahí. Cuando llegó la comida busqué con ansias mi álbum y no estaba. Después mi tío Elías (de producción) me preguntó qué era lo que yo quería y le conté. Ahí nomás dijo: “Producción, traigan un álbum”. Yo me reí porque no pensé que iban a conseguir. Pero mi otro tío de producción me trajo enseguida y otro me regaló cinco paquetes de figuritas.

SA: - Y cuando jugábamos con los otros niños nos divertíamos un montón… Para mí toda la experiencia fue fantástica y aprendí muchísimo. Crecí como actriz. Ah, me acuerdo que cuando hicimos la parte de que le tiraba el jugo (risas) no podíamos mojar todas las camisas, entonces poníamos bolsas debajo. Ese día comimos asado y ensalada todos juntos. Armaron un techito para el sol y ahí almorzamos.

LC: - Che avy’aiterei avei agrabahaguére la serie. Una vez sique ro’yeterei, en cada corte rojetapa, corte rojetapa. Ha he’i chéve che tio Alberto: “Egrabaporâ ha ajoguata ndéve la álbum”. Che aipota avei la Melany oreko, che aipota avei. “Upérire ajoguáta ndéve”, he’i che. Ha upéa agrabaporâma. Upérire roho ha “la che álbum, la che álbum”, ha’e chupekuéra. Y ya tenían para mí también.

MW: - ¿Te recordás por ejemplo, Luce, un día cuando estábamos grabando y yo tenía tres sobres de figuritas? Mi tío abrió uno y después me dijo por el micrófono. ¿Y adiviná quién me salió? Cristiano Ronaldo, el legendario. Eso no se conseguía así nomás.

LC: - Cierto. Después le tocó en una figura Mbappé y Neymar también.
Ustedes grabaron hace bastante tiempo ya, y ahora recién salió y pudimos ser testigos de lo que estuvieron haciendo. ¿Cómo se siente verse en la tele y lo que eso genera?

SA: - Durante este año que esperamos para que salgan, nos extrañamos mucho, porque no nos pudimos ver. Creo que en el avant premiere recién pudimos, ¿verdad?

En el colegio me recibieron muy bien, se emocionaron un montón. Mi director dijo que estaba muy orgulloso de mí, los profesores y en la danza también. Le llevamos de sorpresa a Melany-Marilina y se pusieron todos supercontentos.

Algo que mi papá me enseñó fue que aunque yo ahora sea famosa o que la gente me conozca, tengo que ser yo misma siempre, no cambiar porque ahora tenga más seguidores en Instagram o que la gente me da más atención. Tengo que ser igual.

MW: - Estoy muy contenta con el cariño de la gente, avy’aiterei, me siento muy querida. Cuando llegué a mi escuela no te imaginás como me recibieron. Yo fui a mi colegio y desde lejos ya veía muchísimos niños. Desde la esquina que los alumnos estaban afuera. Yo miré y dije: “Guau”. Primero vi todos los brazos arriba y, cuando me acerqué más, escuchaba: “Marilina, Marilina”. Cuando llegué hicieron un círculo y me pasaron muchísimos papeles para que les firme autógrafos. Y tenía que andar firmando; me abrazaban, me decían: “Felicitaciones, vi tu película y me gustó mucho”, y eso. ¡Mi compañerita tuvo que actuar como mi guardaespaldas!

LC: - Che al principio ndahajeýi porque aju kuri ko’ápe (Asunción) rojapohagua entrevista. Ha upérire aha kuri la filahápe ha upéi chembohasa hikúai fréntepe. Osapukáipa hikuái, osê chendive foto, oipota firma... Che felicitá che director, che profesora umía. Upérire rosê la recreo ha ojo’apaite che ári, oupaite. Porque oî secundariagua ohojepi ka’aru, ha’ekuera técnico, ha oho ha foto, foto, foto, foto. Ndaikatúi ni amerenda porâ. Todo el día foto, foto, foto... (risas)

  • Nombre: Melany Wenninger.
  • Edad: 9
  • Ciudad: Caaguazú.
  • Película o serie favorita: Marilina: Atreverse a soñar.
  • Papel o personaje que más te guste: Todos me gustan realmente, pero mi favorito es el tío Mario, y Patricia también, porque es como la mala.
  • Hobbie: Jugar con mi perrito, con mis muñecas o con mi tablet.
  • Materias favoritas de la escuela: Matemática y Guaraní; me encanta el guaraní. Yo soy el diccionario de mis compañeros.

Y ahora, ¿cuáles son sus sueños para el futuro?

MW: - Algún día quiero ser como Marillina, cumplir mis sueños, ser exitosa y también convertirme en veterinaria porque siempre quise eso: tener mis perros y que mi perrito Conor siempre esté conmigo. Si se me da la oportunidad, voy a ser una presidenta, para armar un hospital. En Caaguazú por ejemplo solo hay un centro de salud y no está en buen estado. Entonces quiero hacer hospitales lindos con muchos medicamentos para el Paraguay, y también un orfanato y un albergue de animalitos. Me gustaría mejorar el país.

LC: - Ha che aseguiséiti ajugá fútbol, ha aseguise avei la che canto ha ikatu aestudiá Agronomía. Ahase otro paíspe avei.

SA: - A mí me gustaría terminar mi carrera de Danza, ahora mismo estoy aprendiendo y voy por la mitad. También estudio en el TIA (Taller Integral de Actuación). Quiero hacer la carrera de actriz profesional y además estudiar Diseño de Indumentaria, que es para diseñar ropa. ¡Me encanta combinar los colores, hacer mis conjuntos! Quiero viajar por el mundo y hacer lo que me gusta, que es bailar, cantar, actuar teatro musical. Y siempre estar acompañada de mi familia y de mis amigos, que me apoyan muchísimo; que Dios siempre me proteja, porque gracias a Él estamos acá donde estamos.

  • Nombre: Lucero Abigail Caballero Aguayo.
  • Edad: 9.
  • Ciudad: Itakyry, Alto Paraná.
  • Película o serie favorita: Marilina: Atreverse a soñar.
  • Papel o personaje que más te gusta: Mariela.
  • Hobbie: Jugar fútbol y Play.
  • Materia favorita de la escuela: Matemática.
  • Nombre: Sara Aramí Álvarez Bresanovich.
  • Edad: 12.
  • Ciudad: Eusebio Ayala, Cordillera. Pero también considera que es de Itacurubí.
  • Película o serie favorita: Marilina: Atreverse a soñar.
  • Papel o personaje que más te guste: Ña Satur.
  • Hobbie: Jugar al pádel.
  • Materia favorita de la escuela: Ciencias.

Por Laura Ruiz Díaz. Dirección de arte: Gaby García Doldán. Dirección de producción: Betha Achón. Producción: Sandra Flecha. Fotografía: Javier Valdez. Maquillaje: Noemí Argüello y Venus Ayala para Majestik Beauty - Barbershop & Spa. Peinado: Jonathan Chandi, Elizabeth Venialgo y Verónica Dohmen para Majestik Beauty - Barbershop & Spa. Prendas: Mango.

Más contenido de esta sección
Si hay algo que las mapaternidades y personas cuidadoras se cuestionan constantemente es si están haciendo las cosas bien. La respuesta es clara, aunque aceptarla puede ser complicado: la realidad es que no se sabe. Para entender mejor de dónde surgen estas dudas y cómo manejarlas, decidimos consultar con una voz experta en psicología infantil, la licenciada Belén Espínola.
El acto de regalar es un gesto cargado de empatía y conexión. Más allá del intercambio de objetos, simboliza el aprecio y el reconocimiento de la otra persona. ¡Y cuánto más si se trata de obsequios con propósito, con cuya compra apoyamos una causa comunitaria! Conocé a Nuestras Manos, una tienda con valor social.
Para ella, el ring no es un lugar desconocido. Con los gestos automáticos que solo pueden surgir después de años de práctica, se venda las manos —el vendaje debe estar tenso, pero sin excederse—, se calza los guantes, los ajusta y ya está lista para el cuadrilátero. Hoy conocemos a nada más y nada menos que una de las 10 mejores boxeadoras del mundo: Minerva Montiel.
Esta tradicional feria del libro binacional se constituyó como un espacio de identidad cultural que aboga por la descentralización de las producciones y los y las escritoras. El intercambio activo que se da en este sitio contiene un gran valor sociocultural, y consiste en una apuesta que cada año se renueva, hacia la industria literaria regional.
Previo a la existencia del gran museo de ciencias del Paraguay, el MuCi, llega San Cosmos, un planetario digital de alta tecnología para apreciar la magnitud del universo a través de shows para todo tipo de público. El cofundador y presidente del MuCi, Dave Peery, nos comenta más sobre la realización de este proyecto de alta envergadura e importancia para la divulgación científica en el país.
Sobre la calle Mariscal López se encuentra la Casa de la Integración de CAF, banco de desarrollo de América Latina y el Caribe. Desde octubre, alberga una colección de piezas que representan el arte paraguayo en sus distintas facetas.