Economía

Los ingresos por soja podrían caer más del 50% en el peor escenario

La pérdida de la producción se acerca a los resultados del 2012, cuando se tuvo uno de los registros más bajos de los granos. Las proyecciones de crecimiento económico están en riesgo.

De acuerdo al estudio presentado por el sector productivo al Equipo Económico Nacional, podrían dejar de ingresar este año al país USD 2.305 millones por la exportación y la venta de soja a la industria como efecto de la sequía. Hasta el momento el promedio de rendimientos no cubren siquiera los costos de la campaña agrícola.

De una estimación inicial de ingresos de USD 4.429 millones, los graneleros temen que las cifras caigan a USD 2.124 millones, si no se estabiliza la merma de la producción. Esta variación negativa deriva del análisis de un “escenario extremo”, donde los rendimientos serían de apenas 1.367 kilos por hectárea, como hace una década, frente a una primera perspectiva de 2.850 kilos.

Según confirmó el presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), Héctor Cristaldo, esta hipótesis fue presentada a las instituciones que conforman el Equipo Económico Nacional que, como respuesta, lanzó una serie de medidas para mitigar el impacto. El informe detalla la evolución de las estimaciones, que empezaron con 10,5 millones de hectáreas y bajaron gradualmente a 5 millones, con las respectivas consecuencias económicas. Los datos se elaboraron con una cotización internacional tentativa de USD 420 por tonelada.

El punto de equilibrio en el rendimiento total debería alcanzar 7,4 millones de hectáreas, con un rendimiento de 2.000 kilos por hectárea. Por debajo de estos valores, se considera pérdida, ya que no cubren los costos de producción.

Sobre esta amenaza, Cristaldo mencionó que los promedios son inferiores a 1.800 kilos por hectárea y aunque recién empezó la cosecha, persiste la tendencia a la baja y los volúmenes se van acercando a los registrados en el 2012. “Puede ser la peor cosecha de los últimos 25 años”, dijo con relación a las referencias estudiadas que parten desde el ciclo 1996-1997.

Medidas. A través de la Resolución N° 14, el Banco Central del Paraguay (BCP) detalla en qué consisten los beneficios de las medidas adoptadas para mitigar el impacto de la sequía en el ámbito financiero, así como las condiciones que deben cumplir los productores para solicitarlas. El primer requisito es no tener deudas vencidas por más de 60 días hasta el 31 de diciembre.

La banca matriz explicó que se permitirá la interrupción del cómputo del plazo de la mora en las renovaciones, refinanciaciones o reestructuraciones del capital, incluyendo los intereses y otros cargos hasta la fecha del nuevo acuerdo o contrato otorgados a pequeños, medianos y grandes productores que prueben las pérdidas que sufrieron como consecuencia de la sequía. Con esta medida, el cliente mantendrá su categoría de riesgo en el sistema financiero.

En el mismo sentido, las entidades financieras podrán dejar de considerar las pérdidas comprobables derivadas de la sequía como debilidades financieras transitorias o como dudas razonables para no afectar en la calificación.

Para las operaciones de plazos superiores a dos años que requieran renegociaciones parciales no regirá la obligación de cancelar la totalidad de la operación, pudiendo renovar, refinanciar o reestructurar solo aquellas, aplicando al nuevo acuerdo las garantías originalmente constituidas.

Requisitos. Esta medida transitoria está destinada solo a los sectores vinculados a las actividades agrícola y ganadera, afectados por los factores climáticos adversos, siempre y cuando sus obligaciones no estén vencidas por más de dos meses al 31 de diciembre de 2021. Para asegurar la viabilidad financiera, se realizará un análisis previo de cada cliente, por sectores económicos o actividades similares, así como por grupo de clientes que cumplan el perfil de riesgo similar.


Se adelantó la cosecha por el calor
Debido a la falta de lluvia y el extremo calor, las recolecciones de granos se adelantaron porque las plantas están muriendo antes de completar su desarrollo. Actualmente se están extrayendo de las variedades tempraneras y en menos de 10 días se trabajará con las de medio ciclo, que concentra una mayor superficie junto con la tardía. A partir de allí se tendrá un panorama más claro, ya que las cifras se estarán consolidando, pero mientras tanto sigue cayendo la producción.
Las precipitaciones de la semana pasada alcanzaron solo a algunas zonas y de forma dispersa, por lo que no significaron gran cambio. Si llueve en los próximos días, las esperanzas están puestas en los cultivos de entrezafra, pero solo para tratar de cubrir los volúmenes comprometidos en los contratos de venta anticipada.

Dejá tu comentario