Economía

“Los costos de tecnología y regulación motivarán las fusiones financieras”

Directivo del banco de origen colombiano reconoce que las inversiones requeridas en un mercado cada vez más exigente generan necesidad de ganar mayor escala en los negocios, a nivel nacional y mundial.

El banco GNB se convirtió en el protagonista de las noticias financieras de los últimos días. Su vicepresidente ejecutivo y gerente general, Osvaldo Serafini, conversó con ÚH sobre los desafíos que representa la compra de BBVA Paraguay, entidad que se retira del país tras seis décadas de operaciones y cuyo acuerdo de absorción demandó la inversión de USD 270 millones. Reflexiona también sobre el entorno político y económico, y las expectativas de mediano plazo.

- ¿Qué estrategia desarrollarán en la fusión de GNB con BBVA, en Paraguay?

- A nivel de la estrategia, lo que queremos es potenciar lo que tenemos en ambos bancos. Tenemos importantes fortalezas en ambas instituciones, tenemos muy buen talento y capital humano. En banco GNB hoy servimos principalmente al sector corporativo, a empresas de gran porte en todos los rubros, tenemos una posición importante en la banca agrícola y ganadera, en la banca industrial, en el sector comercial, construcciones, servicios; y a nivel de banca de personas estamos muy especializados y concentrados a través de nuestra banca premier, en atender al nicho más alto de ese segmento, con espacios exclusivos, con ofertas exclusivas y dirigidas; tenemos también la corredora de seguros, somos la única corredora de seguros verdes en el país en alianza estratégica con la fundación Moisés Bertoni. El BBVA hoy atiende a la banca empresarial, pero también tienen un descreme más profundo hacia la banca pymes, tienen un programa muy exclusivo y muy dirigido que puede complementarnos muy bien y a la oferta que estaríamos en condiciones de dar a conocer al mercado; tienen también un producto especial para la atención a la banca minorista a través de pago de salarios, tienen cuentas integrales y un servicio de banca diferenciada. Todo eso queremos potenciar y tratar de armar la oferta para el público y para los clientes en Paraguay, una oferta que realmente sea de valor para la gente que pueda percibir y usar nuestros servicios.

- ¿Cómo se abordarán los factores de competitividad, ahora que GNB ingresará al grupo de bancos de mayor tamaño del país?

- Sí vamos a ser un banco de un tamaño importante para el segmento, pero no nos interesa mucho tener el primero, el segundo o el tercer puesto, la posición en el ránking es una consecuencia del trabajo que podemos llegar a hacer, enfocamos mucho el servicio al cliente, la razón de ser de nuestra institución son nuestros clientes, en cada paso, en cada proceso, en cada decisión que tomamos, pensamos en esa cadena de valor y que el producto final el cliente lo reciba como un producto de calidad y se sienta satisfecho. El desafío nuestro es ser el mejor banco en Paraguay. Si eso trae como consecuencia que estemos en el primero, segundo o tercer puesto, bienvenido también.

- ¿Cómo puede avanzar la integración regional en el sistema financiero a través de la mayor incursión de GNB en Paraguay?

- Esta transacción para el grupo financiero nuestro, que es el grupo Gilinski, es importante y termina consolidando también el crecimiento y la expansión fuera del país de origen, que es Colombia. Es cierto también lo que mencionaron respecto a la comunicación entre los entes reguladores regionales, sé que hay una relación fluida y cercana, comparten informaciones, y eso es muy bueno porque al final de cuentas lo que hace es tener una mirada más global de cada uno de los grupos financieros que podíamos estar operando, eso es tranquilidad también para el regulador local.

- Este año se concretó una fusión anterior en el país, la del banco Itapúa y la financiera Río. ¿Cómo observa esta tendencia y qué expectativas existen?

- Esa es una tendencia que se viene, cada vez más la tecnología es importante para que podamos asegurar todos los controles y un servicio de calidad al consumidor y al cliente, esa tecnología es costosa y se repaga solamente a través de una economía de escala, y la economía de escala se logra solamente con mayor actividad, con mayores clientes, con mayor volumen. Adicionalmente, el sector financiero es un sistema súper regulado, permanentemente se incorporan normativas o resoluciones que deben ser cumplidas y eso también hace que los costos puedan ir incrementándose. Lo que se busca a través de una fusión es poder tener economía de escala y diluir mejor ese tipo de costos con el mayor volumen. Es algo que pasó en otros países, está pasando a nivel mundial, no es algo exclusivo de la industria financiera, lo vimos recientemente y hay una alta probabilidad de que esto se siga viendo en el futuro también.

- GNB está dando este paso en un mal año para la economía paraguaya. ¿Cómo se van a enfrentar posibles efectos de la desaceleración económica?

- La economía tiene sus ciclos, somos muy conscientes de los ciclos, este no es el mejor momento, pero entendemos que vamos a poder superarlo, se acordó un plan a nivel nacional de reactivación, el segundo semestre normalmente en nuestro país es el semestre que marca realmente los indicadores de crecimiento porque la actividad se concentra más en esta etapa del año. Lo que evaluamos al interior del banco es que hoy tenemos que empezar a trabajar y a construir una base muy sólida, muy fuerte, para poder estar preparados. Creemos que esto se va a superar y detrás de eso va a venir un empuje importante de infraestructura, que es lo que el país necesita, y detrás de eso también puede venir lo que todos anhelamos: el grado de inversión, queremos estar muy bien posicionados para ese momento y poder contribuir desde el espacio que nos toca como agentes de la economía, que somos los bancos.

- ¿Cómo aportará GNB a la administración de riesgos, a partir de la experiencia ganada en Colombia, en áreas como la prevención de lavado de dinero?

- Creo que Paraguay hizo mucho en el último tiempo, es simplemente ver el número de proyectos de leyes que se presentaron al Congreso (Nacional), que hacen referencia al tema para robustecer más a todos los sujetos obligados, no solamente a los bancos y financieras, que somos partes de la cadena y que tenemos el deber y la obligación de estar muy atentos y contribuir desde nuestros espacios a mitigar ese riesgo. Internamente, nos regimos por toda la normativa que hace a este tema en Colombia, gran parte de la nueva normativa que está en Paraguay ya la teníamos incorporada previamente por mandato del grupo y porque estamos también obligados a cumplir por la Superintendencia de Colombia, en este caso. A nivel local, hay una consciencia bastante mayor también sobre lo que significa esto para la imagen del país, para que estemos realmente todos muy comprometidos con pasar el examen (del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica–Gafilat), un desafío muy importante como país, como sociedad, como industria. Estoy seguro de que existe la voluntad política y de que estamos haciendo algunas cosas que pueden prepararnos para estar mejor de lo que estábamos hace un año y medio.

- ¿Qué lectura dan a la actual crisis política que vive el país y cómo podría afectar al sistema financiero?

- Siempre miramos con preocupación. Históricamente en nuestro país la parte económica y la conducción económica se mantuvo aislada e independiente a los vaivenes políticos, eso ha posibilitando el fortalecimiento de las instituciones. Los políticos también detrás de eso, en mayor o menor medida, entienden y aprendieron que es complicado estar mezclando ambas líneas, la madurez es imprescindible para poder superar las pequeñas crisis o evitar que se complique todavía más. Vamos a precautelar este bien común, a que prevalezca el bien nacional por sobre los intereses particulares.

Dejá tu comentario