Mundo

Las marcas pierden ingresos debido a la desinformación

 

Según un estudio divulgado por la firma tecnológica con base en Nueva York, Yext, en que participaron 6.000 personas, la desinformación ya ha costado millones de libras esterlinas a las empresas.

Los británicos gastaron erróneamente más de 2.000 millones en productos y servicios el año pasado, debido, principalmente, a la desinformación.

Los datos del estudio, en los últimos 12 meses se habían gastado 2.100 millones de libras esterlinas en productos y servicios debido al problema, y ​​el público dijo que la información errónea estaba teniendo un impacto en la confianza entre las empresas y los consumidores.

Entre otros datos resaltantes, se encontró que el 87% de los consultados considera que la desinformación es un problema, y el 45% cree que se trata de un tema clave para las empresas cuando se busca mostrar información veraz en línea.

MAYOR ESCRUTINIO. Las plataformas de Internet y las redes sociales son objeto de un mayor escrutinio por sus esfuerzos para combatir la propagación de información errónea en línea, particularmente durante la pandemia del coronavirus y las afirmaciones falsas sobre el virus. El director gerente de la compañía en Europa, Jon Buss, le comentó a Evening express que: “La desinformación es ahora un campo de batalla clave para la confianza. Con más consumidores que nunca buscando respuestas sobre marcas y productos en línea, las expectativas sobre la precisión de lo que encuentran son mayores que nunca”.

El 71% de los consultados también señaló que las marcas deberían tomarse en serio la información errónea. La consulta realizada por el firma tecnológica también encontró que el 55% de los participantes está más preocupado por la desinformación que antes de la pandemia del Covid-19.

ESCEPTICISMO. “Gracias a la proliferación de noticias falsas e información obsoleta en línea, el público se ha vuelto más escéptico que nunca con respecto a la información; y esto está creando una cultura de desconfianza a la que las empresas deben reaccionar”, comentó el directivo de la firma.

“La incapacidad de encontrar respuestas a sus preguntas está haciendo que los consumidores lleven sus negocios a otra parte. El primer paso para todas las marcas ahora debe ser luchar por sus hechos, estén donde esten”, puntualizó Buss.


El boicot a Facebook
Facebook afronta una campaña de boicot publicitario debido a la creciente desconfianza de grupos civiles y otros grupos de defensa en la política de la firma dirigida por Mark Zuckerberg, en cuanto a la desinformación y el discurso de odio. Más de 900 anunciantes habían anunciado hasta agosto que dejaban de publicar sus productos en la red social. Por ello, Facebook realizó una serie de cambios en su política.

Dejá tu comentario